Las previsiones económicas más importantes de 2017 que debes conocer
Página principal Análisis, Brexit, Mercado de divisas, Rusia, Mercado de EE. UU., EE. UU., España, Siria, China, Petróleo, Unión Europea
Tema de actualidad
30 de Diciembre de 2016
5058 5k

Este año que acaba ha estado lleno de altibajos inesperados, el referéndum del Brexit y la sorprendente victoria de Donald Trump frente a Hillary Clinton son sin duda dos de los acontecimientos más sonados, que no han dejado a nadie indiferente. Pero no han sido los únicos. Bueno o malo, 2016 ha sido definitivamente un año de sorpresas para todos, y no sabemos lo que 2017 nos tiene guardado. No obstante, aquí les presentamos algunas interesantes perspectivas económicas que hemos reunido utilizando varias fuentes internacionales, para tener una idea de lo que podemos esperar para el próximo año.

El renminbi se mantendrá estable

China continuó devaluando el renminbi durante 2016, algo que, en octubre, Albert Edwards, estratega de Société Générale, llamó "la historia global clave en la que centrarse". Según predice Slater, eso va a llegar a su fin en 2017.

"Esperamos que el renminbi sea estable en términos ponderados por el comercio y se deprecie solo modestamente frente al dólar el próximo año, con las autoridades chinas restringiendo las salidas de capital".

Nuevo crecimiento salarial

Las economías avanzadas han experimentado un crecimiento esclerótico de los salarios de los trabajadores en los últimos años, pero eso no va a ser el caso el próximo año, pues las condiciones que han retrasado el crecimiento están disminuyendo.

Algunos de los factores que han retrasado el crecimiento de los salarios, tales como los cambios en la composición de la fuerza de trabajo (especialmente la fuerte entrada en la mano de obra de trabajadores con salarios bajos) están empezando a desaparecer, y las medidas contra las tasas de abandono, por ejemplo, han aumentado notablemente en EE. UU., Reino Unido y Alemania (pero menos en Japón) – apuntando a la presión al alza sobre los salarios.

Las acciones superarán a los ingresos fijos por segundo año

Los tres principales índices de Estados Unidos están en máximos récord, al FTSE 100 le faltó muy poco para llegar a su nivel más alto a mediados de octubre. Las acciones seguirán mostrando un buen rendimiento el próximo año.

Como resultado del fuerte aumento de los rendimientos después de las elecciones en Estados Unidos, los bonos del Tesoro estadounidenses a 10 años tendrán un rendimiento total débil en 2016 en general, mientras que las acciones tendrán un rendimiento total de dos dígitos. Esperamos que este rendimiento relativo continúe en 2017. Las rentabilidades totales de capital de Estados Unidos serán más modestas en torno al 5% durante el año, pero con un aumento de 30 puntos básicos del rendimiento de los bonos a 10 años; el rendimiento total de los bonos volverá a ser muy bajo.

El euro y el dólar llegarán a la paridad a finales de año

La paridad entre el euro y el dólar será impulsada por dos grandes catalizadores: la política europea y el fortalecimiento del dólar tras el aumento de las tasas de interés por parte de la Fed.

Oxford Economics señala:

"La ampliación de los diferenciales de tipos de interés entre Estados Unidos y la zona euro hará que la tasa del euro/dólar se reduzca a una paridad a finales de 2017 por primera vez desde 2002".

La eurozona seguirá siendo robusta

La política monetaria incansablemente flexible del BCE, en forma de flexibilización cuantitativa y tipos de interés negativos, ayudará a impulsar la inflación y el crecimiento en toda la zona euro.

"Esperamos que el crecimiento de la eurozona supere las previsiones del consenso en un 1,5% el próximo año, acompañado por una inflación más alta y una mayor rentabilidad de los bonos". – Adam Slater, Oxford Economics.

Reino Unido: la calma antes de la tormenta en 2017

La economía del Reino Unido se mantiene en buen estado. Los datos publicados recientemente han confirmado que el crecimiento del PIB se había desacelerado ligeramente durante el tercer trimestre, pero que el crecimiento sigue siendo fuerte en comparación con años anteriores. La economía se ha visto impulsada por la subida de las exportaciones mientras que la demanda interna no ha cumplido con las expectativas. La actividad económica goza de buena salud, ya que la transición política sin sobresaltos tras la renuncia del exprimer ministro David Cameron y el estímulo acomodaticio del Banco Central han logrado mantener la confianza de los consumidores y de los negocios en niveles razonables.

Sin embargo, la depreciación de la libra, la subida de la inflación y los aumentos salariales insuficientes podrían acabar afectando al consumo de los hogares. El mes pasado, el ministro británico de Hacienda, Philip Hammond, entregó la primera declaración presupuestaria tras el referéndum.

El Reino Unido decide abandonar la UE

Para los próximos cinco años, el gobierno espera un endeudamiento más alto y una consolidación fiscal más lenta en comparación con el presupuesto anterior.

La incertidumbre política derivada del referéndum seguirá afectando a la inversión en el país. Se espera una desaceleración del crecimiento durante 2017 en parte debido a la desaceleración del crecimiento real de los ingresos familiares. No obstante, las medidas de política acomodaticia adoptadas por el Banco de Inglaterra amortiguarán el impacto.

También esperamos que la libra esterlina se muestre resistente durante 2017 a pesar del ligero aumento del diferencial de los tipos de interés de EE. UU. y el Reino Unido.

Los mercados emergentes seguirán mostrando un comportamiento impredecible, con unos resultados diferentes en todos los ámbitos

El rendimiento de los mercados emergentes será mixto. En resumen: a Rusia y Brasil les irá bastante bien, pero China no correrá la misma suerte.

Durante 2017 el crecimiento total de los mercados emergentes pasará del 3,4% actual al 4,1%, pero no todos los países disfrutarán del mismo rendimiento. Lo más probable es que produzca una mayor desaceleración del crecimiento de la economía china, pero el crecimiento de los mercados mejorará impulsado por Rusia y Brasil.

El posicionamiento de los inversores globales de cara al 2017

El crecimiento del comercio mundial seguirá siendo "lento"

El crecimiento del comercio mundial de bienes también mejorará durante el próximo año, hasta alcanzar el 2,7%, impulsado por la mayor demanda de importaciones en Estados Unidos, Rusia, Brasil e India. Aunque se trata de un avance bastante importante si lo comparamos con el 1,3% estimado para 2016, esta cifra sigue encontrándose muy por debajo de la media a largo plazo del 5% anual.

Los factores estructurales como la maduración de las cadenas internacionales de suministro y la falta de una mayor liberalización comercial significan que, en nuestra opinión, se ha producido una caída significativa de la tasa de crecimiento del comercio mundial a largo plazo/crecimiento del PIB, de más del 2% en 1990-2007 a cerca de alrededor del 1,3%".

El crecimiento del PIB mundial mejorará ligeramente

A pesar de que una serie de factores seguirán frenando la economía global en general, esta empezará a mostrar signos de recuperación en 2017. Esperamos que el crecimiento mundial mejore modestamente en 2017, hasta alcanzar el 2,6% en comparación con el 2,2% registrado durante 2016. Este ritmo es inferior a la media del 2,8% anual de los últimos 30 años aproximadamente.

La inflación de EE. UU. se dejará sentir en el resto del mundo

Todo lo que suceda en la economía mundial durante el año que viene dependerá de lo que pase en EE.UU., donde se espera que el estímulo fiscal prometido por Trump impulse el crecimiento del país.

Es poco probable que la medidas que adopte la administración Trump para hacer frente a la inflación se dejen sentir en la economía mundial antes de 2018. Sin embargo, esperamos que el crecimiento de Estados Unidos se afiance en 2017 y la evolución de los mercados financieros de EE. UU. ejercerá un gran impacto en la economía mundial.

Petróleo: tendencia alcista

Según los expertos de IHS Markit, para 2017, el precio del Brent rondará los 55 dólares por barril tras el reciente acuerdo de la OPEP para recortar la producción. Además, el mercado del petróleo se ha visto impulsado por la previsión de un crecimiento más fuerte y, en particular, de más gasto en infraestructura en EE. UU.

La OPEP encontró la manera de hacerle frente a las múltiples demandas de los estados miembros y controlar el suministro de otros países como Rusia, mientras que continúa la guerra de precios entre el bloque y los productores alternativos. Si la OPEP limita demasiado el suministro, lo que resultaría en precios más altos del petróleo, esto alentará a los proveedores de estados no miembros a producir más, convirtiendo todo esto en un círculo vicioso. Asimismo, a pesar de que el acuerdo fue apoyado en gran parte por el mercado, todavía hay posibilidades de que algunos de los miembros de la OPEP decidan no seguir las pautas establecidas el mismo.

Qué esperar de los precios del petróleo en 2017

Otro impacto sobre los precios puede ser el crecimiento de la producción de esquisto. Los productores estadounidenses de petróleo de esquisto planean aumentar las inversiones en investigación y producción el próximo año.

España: recuperación más lenta y gradual aumento de la inflación

La economía española ha experimentado un fuerte crecimiento durante este año, liderado por la demanda interna impulsada por la política monetaria flexible en la zona euro y los estímulos fiscales. Se espera que la fase de expansión continúe durante 2017 y 2018, con una demanda interna que dará lugar a la recuperación, aunque a un ritmo más lento que el registrado hasta ahora, ya que algunos factores que han contribuido a impulsar el consumo, como los bajos precios del petróleo y la reducción de impuestos, perderán fuerza. La inflación aumentará gradualmente conforme disminuyen los efectos de los bajos precios del petróleo, pero las presiones seguirán siendo moderadas debido a la alta tasa de desempleo.

La tasa de desempleo está disminuyendo, pero sigue siendo alta, en torno al 19%. Aunque esté disminuyendo, el elevado desempleo a largo plazo y de la juventud plantea problemas particularmente graves. Se necesitan políticas activas de mercado de trabajo más eficaces y nuevas calificaciones, junto con una recuperación de la demanda. Aumentar el nivel de vida a medio plazo depende del aumento de la productividad mediante una mayor inversión en innovación, el fortalecimiento de las habilidades y una competencia más intensa.

Después de la significativa relajación de la política fiscal en 2015 y 2016, la postura fiscal proporcionará un modesto apoyo durante el período de proyección. Con la deuda pública en torno al 100% del PIB y el déficit todavía ligeramente por debajo del 5% del PIB, el margen de expansión fiscal es limitado. Sin embargo, es importante estimular el crecimiento desplazando el gasto hacia desembolsos que aumenten el crecimiento, como la educación, las políticas activas del mercado de trabajo y la I+D, que son todas inferiores a las de otros países después de haber caído sustancialmente desde la crisis. La estructura de la tributación sigue inclinada hacia los ingresos del trabajo, lo cual penaliza el crecimiento y el empleo, y la carga tributaria debería ser desplazada hacia el consumo y los impuestos ambientales.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar