¿Por qué ha fracasado la misión humanitaria del bitcoin (y quién tiene la culpa)?
AP Photo/Fernando Llano
Página principal Análisis, BTC
Tema de actualidad
17 Junio
1193 1k

Cómo las criptomonedas promueven el espíritu empresarial y la justicia social a través del terrorismo de mercado (y por qué tanto sus fans como sus detractores deberían centrarse más en ello).

El bitcoin (Bitcoin) y las criptomonedas en general son temas que pueden resultar sorprendentemente divisivos. Por “divisivo” nos referimos no al debate sobre la legitimidad de las criptomonedas, sino al comportamiento idiota, a veces fanático, de muchos de los llamados “fanboys” del bitcoin y de un universo más amplio de criptomonedas. Una de las secciones del programa estadounidense The Last Week centrado sobre las criptomonedas y su potencial demuestra perfectamente este comportamiento en la forma del ejemplo posiblemente ficticio pero también demasiado real de “Dan”, su colega de oficina que no puede dejar de hablar sobre cómo el bitcoin “es el futuro” y por qué quiere comprar ethereum antes de que su precio se dispare.

A pesar de estas extrañas payasadas, la gente no debería dejar de lado el bitcoin, el blockchain y las criptomonedas en general. Sí, los entusiastas de las criptomonedas son básicamente el equivalente económico y financiero de los aficionados molestos de los equipos deportivos que pueden arruinar cualquier partido. Sin embargo, esto no es una razón para ignorar a las criptomonedas. Tal y como muchos han señalado con acierto, el bitcoin y las monedas digitales en en su conjunto representan un cambio en la filosofía con respecto a los pagos y la sociedad. Por lo tanto, el blockchain, la tecnología subyacente de las criptomonedas, es capaz de revolucionar el comercio y crear un mercado verdaderamente justo mediante la eliminación de intermediarios. En las redes sociales se encontrará con mucha gente que no deja de hablar de la revolución del blockchain y sobre cómo este descentralizaría la banca y eliminará la necesidad de las instituciones financieras.

La necesidad de cambiar el discurso sobre las criptomonedas

Este artículo no va a centrarse en el aspecto financiero del fenómeno de las criptomonedas. Eso ha sido y seguirá siendo debatido en muchos foros y en la sección de comentarios de Facebook. De hecho, son precisamente ese tipo de artículos - especialmente los llamados “temas calientes” en Twitter - los que acabaron uniendo a mucha gente (incluyendo al autor de este artículo) del bitcoin y otras criptomonedas cuando empezaron a despegar de verdad.

Palabras como “mooning” y “hodl” sonaban infantilmente divertidas, mientras que cualquier crítica contra el bitcoin - como el hecho de que podría ser la siguiente pirámide financiera - recibe gran cantidad de ataques. En otras palabras, todo el sector de las criptomonedas parece ser un enorme culto que no debería ser tomado en serio por los expertos y el público en general.

Sin embargo, hay otra cara de las criptomonedas y el blockchain que tanto los críticos como los fanboys olvidan: el carácter descentralizado del bitcoin promueve ideas de agorismo (una filosofía política que tiene como objetivo final el logro de una sociedad de mercado libre, en el que todas las relaciones humanas se basan en el intercambio voluntario) debido a que socava la capacidad del aparato represivo del estado y la burocracia, para liberar a la gente de la burocracia y la intervención violenta de las autoridades.

Abajo Chávez, abajo Maduro: El terrorismo basado en criptomonedas de Venezuela

Venezuela, un país que parece estar en perpetua crisis desde 2013, es el ejemplo perfecto de ello. El país ha visto cómo la inflación se disparaba hasta alrededor del 18.000% con alimentos básicos como el pan y el petróleo, así como productos sanitarios y suministros médicos, todos ellos menguando hasta el punto de que la gente puede hacer cola durante horas y horas sin recibir nada más que palabras vacías de los funcionarios estatales que prometen que la “revolución” continuará bajo el disfraz del ungido sucesor de Chávez, Nicolás Maduro.

A pesar de que Maduro y sus colegas estatistas culpan a Estados Unidos y al vagamente definido “imperialismo” de la crisis socioeconómica en la que se encuentra Venezuela, la verdadera causa de la agitación del país es su falta de alguna forma de economía abierta de libre mercado; el estado controla casi todas las empresas de Venezuela, y ve cosas como el control privado de los negocios como antitéticas a la “revolución” y signos del imperialismo capitalista. No me malinterpreten, me opongo al imperialismo y a las incursiones inútiles de EE. UU. en tierras extranjeras, pero el colapso económico de Venezuela es posiblemente uno de los pocos casos en los que EE. UU. ha tenido poco que ver en el colapso de un orden social o económico extranjero.

Como resultado de la paranoia egoísta de Maduro, el pueblo venezolano ha recurrido a medidas drásticas. Los informes de una turba enfurecida que irrumpió en un zoológico para comerse un caballo acapararon los titulares de los medios de comunicación social, mientras que un reciente episodio reveló que los manifestantes han recurrido al uso de heces humanas para crear cócteles molotov improvisados.

¿Dónde encaja el bitcoin en este lío? Socavando los controles monetarios del país. En lo que debe señalarse como un ejemplo inspirado de agorismo, algunos venezolanos se han lanzado a Internet y han empezado a minar bitcoin para pagar bienes importados del exterior. Los controles de divisas del estado impiden que las personas hagan esto a través de las llamadas medidas “oficiales” sancionadas por el estado, pero el bitcoin y su naturaleza descentralizada permiten a los ciudadanos eludir activamente dichos controles e importar libremente alimentos y otros bienes básicos muy necesarios mediante la negociación de bitcoin por bolívares del mundo real. Al mismo tiempo, la mayoría de los productos provienen principalmente de ciudades portuarias estadounidenses de Florida, como Miami.

Esto no ha impedido que el estado haga lo que mejor sabe hacer: intervenir y oprimir. Maduro y la policía estatal han tomado medidas enérgicas contra las minas de bitcoin desde finales del año pasado, arrestando a mineros con falsas acusaciones de tráfico de contrabando y de socavar la llamada “revolución”.

A pesar de estas incursiones, sin embargo, la minería de criptomonedas y los beneficios humanitarios del mundo real que trae a aquellos que pueden lidiar con los apagones (en gran parte impuestos por el estado) continúan, permitiéndoles no solo estar libres de controles monetarios inútiles, sino también libres de un estado opresivo que desde alrededor del 2012 solo ha buscado violar sus libertades civiles y económicas.

Saltándose la burocracia: criptomonedas y negocios en Brasil

Brasil es otro ejemplo que a menudo es pasado por alto tanto por los seguidores como por los detractores del bitcoin. El país tiene uno de los gobiernos más corruptos, autoritarios y económicamente controladores no solo de América Latina, sino también del mundo, situándose en el puesto 153 del mundo por su libertad económica en el último estudio realizado por el think-tank de la Fundación para el Patrimonio del Libre Mercado y sus ex y actuales presidentes se enfrentan a cargos de corrupción económica y mala administración.

Esto puede sorprenderle, dado que en el pasado, Brasil solía ser promocionado por los estudiosos de economía y desarrollo como una “economía en auge” y parte del grupo “BRIC” de países que iban a explotar económicamente en los próximos diez años más o menos. Lo que puede sorprender aún más es que, según el mismo estudio de Heritage, países como Ucrania (actualmente en medio de un conflicto civil), Bielorrusia (conocida por ser la última dictadura de Europa) y Haití (ya sabe, el país sacudido por un terremoto devastador y la corrupción), son económicamente más libres que Brasil.

Parece entonces que la naturaleza fluida del fútbol brasileño o el baile de salsa no se ha traducido en su política económica. Los aranceles de importación pueden ser anormalmente altos - más del 60% dependiendo del producto -, lo que perjudica tanto a las empresas como a los consumidores que desean comerciar y comprar en el extranjero, mientras que, en comparación con la mayoría de los demás países desarrollados, la creación de una empresa y la obtención de todos los permisos adecuados puede llevar más de ochenta y tres días (mientras que en otros países se puede conseguir los mismo en tan solo 8 días).

¿En qué momento entran en juego las criptomonedas y el blockchain? La naturaleza descentralizada de las criptomonedas como el bitcoin socava el sistema bancario centralizado y dominante actualmente presente en Brasil, mientras que el blockchain permite a los empresarios y propietarios de empresas eludir los órganos del aparato estatal y la burocracia, especialmente el servicio de notarios del país con el que todas las empresas están obligadas a “comunicarse” cada vez que se presente una nueva transacción u operación comercial. En lugar de tener que pasar por el largo proceso de tener que proporcionar certificados de nacimiento, títulos y contratos para ser verificados, una compañía llamada OriginalMy permite a los comerciantes, consumidores y dueños de negocios subir copias encriptadas de documentos importantes - seguros en la arquitectura blockchain - que son fácilmente recuperables y permiten verificar la autenticidad de un documento comparándolo con la copia del original almacenado online.

Reflexiones finales

A pesar de estos ingeniosos ejemplos anteriores, donde hay empresa y libertad, inevitablemente habrá un estado invasor que busca regularla. Una vez más, no me malinterpreten, la regulación es un mal necesario y, si se aplica correctamente, puede proteger a los consumidores y mejorar la libertad del mercado. El problema está en lugares como Brasil y Venezuela, donde el estado no solo está buscando regular, está buscando cerrar los intercambios de criptomonedas por completo.

Sin embargo, como se ha señalado tanto en este artículo como en otros lugares, el éxito del estado en la “prohibición del bitcoin” y de las criptomonedas en general es otra cosa completamente diferente; como Rodrigo Souza, el fundador de SurBitcoin, una plataforma venezolana de negociación de criptomonedas, declaró cuando el régimen de Maduro comenzó a tomar medidas enérgicas contra los mineros de bitcoin:

“La gente no ha dejado de minar, simplemente se ha adentrado más bajo tierra”.

El bitcoin, el blockchain y todo el conjunto de otras criptomonedas y medios relacionados tienen una oportunidad real de no ser simplemente la “próxima gran cosa” como sus acólitos parecen predicar incesantemente. En realidad pueden ayudar a cambiar la vida de la gente para mejor a través de la evasión de las burocracias y estructuras estatales opresivas en actos inspirados de agorismo basado en criptomonedas. Si esos mismos acólitos, los superfans de Rick y Morty del mundo de la economía, pudieran colgar sus teléfonos, dejar de tuitear sobre lo que está a punto de dispararse o sobre lo que la gente debería comprar y mantener, y presentar cómo las criptomonedas pueden cambiar vidas para mejor, entonces tal vez más gente como yo - antiguos escépticos y detractores - podrían empezar a tomarse el bitcoin más en serio y verlo como una herramienta económica viable para el cambio, en oposición al juguete de los niños ricos que viven en los sótanos de sus papis.

Preparado por José Rodríguez

Fuente: Hacker Noon

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis