¿Será 2019 el año en el que los bancos acaben aceptando las criptomonedas?
Dmitry Tkachenko Photo/Shutterstock.com
Página principal Análisis, Sector bancario, Criptomonedas

El periodista Gerald Fenech explica por qué los bancos podrían cambiar su actitud hacia las criptomonedas el año que viene.

Si le echamos un vistazo al estado del sector de las criptomonedas en 2018, tenemos que preguntarnos: ¿están las criptomonedas ayudando a acercar los servicios financieros a los que no tienen acceso a estos o alejando estos servicios de los que actualmente disfrutan de ellos?

Tras el increíble repunte de 2017, que atrajo una atención sin precedentes hacia el bitcoin y otras criptomonedas, 2018 ha estado marcado por una reacción reguladora igualmente contundente. Aunque el bitcoin sigue siendo legal en la mayoría de las jurisdicciones de la OCDE, el mercado de las criptomonedas y sus participantes cada vez lo tienen más difícil para utilizar activos digitales.

En algunos países, como Estados Unidos e Israel, los bancos pueden bloquear el acceso de los usuarios a sus cuentas bancarias si depositan fondos obtenidos en intercambios de criptomonedas y centros de negociación. Esto ha desembocado en una situación en la que los proveedores que solían aceptar bitcoin como medio de pago hayan dejado de hacerlo para no poner en peligro sus negocios.

Estas medidas draconianas no siempre están dirigidas por el gobierno, sino que se originan en la mayoría de los casos por la falta de voluntad de los bancos para atender a sus clientes de acuerdo con sus necesidades. Las instituciones financieras a menudo citan la lucha contra el lavado de dinero para justificar sus acciones. Aunque rastrear el bitcoin y la mayoría de las criptomonedas es mucho más fácil que rastrear dinero en efectivo, la mayoría de los bancos tratan a estos activos como “dinero negro” irrastreable y se niegan a aceptarlo.

Sin embargo, 2019 podría ser el año en el que todo esto cambie. La incertidumbre regulatoria, la falta de cooperación del sector bancario y la fragmentación de las instituciones que dominan el mercado de las criptomonedas han creado una enorme demanda de una solución limpia, conforme y amigable para el consumidor que esté dispuesta a llenar los vacíos dejados por el sistema financiero actual.

De hecho, el primer banco centrado en las criptomonedas ya ha sido creado y autorizado. EQIBank planea abrir sus primeras cuentas privadas y corporativas en diciembre de 2018 y permitirá a sus clientes almacenar criptomonedas en cuentas aseguradas junto con monedas fiat internacionales. El banco también operará su propio intercambio de criptomonedas interno y ofrecerá un sistema de criptografía de igual a igual.

Como banco offshore, regulado bajo estándares internacionales, EQIBank será el primer punto de contacto oficial entre los mercados de las criptomonedas y el sistema financiero internacional. Sin embargo, probablemente no será el último. Varios pequeños bancos europeos ya se han unido en parte al tren de las criptomonedas y están intentando incorporar el bitcoin en los paquetes de servicios que ofrecen a sus clientes.

Puesto que la prohibición general de las criptomonedas se origina más en las decisiones tomadas por los bancos tradicionales que en la supervisión reguladora, estos nuevos pequeños actores tienen una verdadera oportunidad de hacerse con una cuota de mercado significativa. Actualmente existen miles de empresas e individuos legítimos que buscan servicios bancarios relacionados con las criptomonedas. Si el club de “viejos bancos tradicionales” no se los ofrecen, alguien más lo hará.

La inundación es inminente. Los bancos tradicionales no perderán mucho tiempo y lucharán para recuperar parte de su cuota de mercado perdida. No nos sorprendería que las instituciones financieras cambiaran totalmente de opinión y declararan que el blockchain es la mejor herramienta anti-lavado de dinero jamás desarrollada (lo cual es cierto). Esto probablemente no sucederá de la noche a la mañana, pero lo suficientemente pronto como para declarar hacer que 2019 se convierta en el año en el que las criptomonedas finalmente se conecten con el sistema financiero global.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar