Las 3 criptomonedas con mayor velocidad de transacción
Página principal Finanzas, Criptomonedas

Por qué los inversores deben prestar mucha atención a Ripple, NEM y RaiBlocks.

Durante el año pasado, ninguna clase de activos ha podido compararse con las criptomonedas. En menos de 12 meses, su capitalización total aumentó desde los 18.000 millones hasta los 835.000 millones de dólares. Aunque esta cantidad incluye monedas nuevas, hay algo que resulta evidente: los precios han crecido rápidamente.

Actualmente, existen más de 1.500 monedas digitales diferentes, y comprender los matices de sus blockchains que las diferencian es cada vez más difícil. Recordemos que el blockchain es una base de datos digital, distribuida y descentralizada en la que se basan las criptomonedas. Registra todas las transacciones sin la participación de ningún intermediario financiero (por lo general, los bancos).

¿Qué criptomonedas con capaces de llevar a cabo las transacciones de una forma más rápida?

Hay que tener en cuenta diferentes factores a la hora de evaluar cada proyecto. Uno de los más importantes, por supuesto, es la cantidad de operaciones por segundo. Está claro que la aplicabilidad de este indicador es bastante arbitraria: hasta ahora no existe ningún estudio que compare la capacidad de los blockchains de distintas criptomonedas bajo la misma carga de trabajo. Además, el número de operaciones por segundo no tiene en cuenta el tiempo de generación de bloques (que también importa). Sin embargo, la velocidad de funcionamiento es un indicador importante: los inversores y traders potenciales la tienen muy en cuenta.

Sorprendentemente, las dos criptomonedas más populares son muy lentas. De acuerdo con HowMuch.net, la red bitcoin es capaz de gestionar tan solo 7 pagos por segundo. Y la del ethereum no es mucho mejor: en un segundo realiza únicamente 20 transacciones. A modo de comparación, el sistema de pago de Visa puede procesar 24.000 operaciones durante el mismo periodo de tiempo. ¿Existe alguna capaz de hacerle competencia? Sí, y estas son 3 de ellas. Cada una de estas criptomonedas son capaces de procesar 1.500 transacciones por segundo en condiciones de alta carga.

Ripple: 1.500 operaciones por segundo

De entre las criptomonedas más importantes, Ripple es la que tiene un mayor rendimiento. Todavía está lejos de Visa, pero su velocidad parece bastante prometedora dada la estrecha cooperación del proyecto con las instituciones financieras.

Desde noviembre, Ripple ha firmado dos acuerdos de asociación con grandes compañías. En noviembre, junto con American Express y Banco Santander, se llevaron a cabo los primeros pagos transfronterizos. Ahora los clientes de American Express pueden realizar transferencias instantáneas a las cuentas de la división británica de Banco Santander con la ayuda del blockchain de Ripple.

Cómo comprar la criptomoneda Ripple: Guía paso a paso

La asociación con el sistema de pago MoneyGram International fue anunciada el mes pasado. MoneyGram tiene la intención de integrar tokens Ripple (XRP) en su plataforma. Imagine un cliente estadounidense que envía dólares a un destinatario de México. Estos primero son convertidos a XRP, y luego a pesos. El pago se realiza de forma casi instantánea y cuesta mucho menos que una transferencia habitual. Últimamente Ripple está encontrando socios con facilidad, pero todavía debe hacer más pruebas sobre su blockchain.

NEM: 4.000 operaciones por segundo

Otra criptomoneda muy destacada en lo que respecta a velocidad es NEM. Según sus desarrolladores, su tecnología puede realizar 4.000 transacciones por segundo.

La singularidad de NEM radica en que está intentando resolver uno de los mayores problemas modernos: ¿cómo integrar el blockchain en las redes corporativas existentes? Para algunas industrias, este proceso puede ser extremadamente costoso y lento. Afortunadamente, NEM se puede personalizar para necesidades específicas. Este es el secreto de la alta eficiencia y velocidad de su red.

A diferencia de Ripple, que está centrado en los bancos y los sistemas de pago, el público objetivo de NEM son las empresas que se encuentran fuera de los sectores financiero y monetario. Ofrece servicios de autorización y notarización con la ayuda de firmas criptográficas, y permite usar el blockchain para convertir puntos de bonificación de compradores minoristas en moneda real, y mucho más. Puesto que NEM tan solo ha firmado un acuerdo de asociación importante con la empresa estatal malaya Digital Economy Corporation, esta criptomoneda todavía tiene que demostrar su valía, pero los desarrollos técnicos existentes inspiran cierto optimismo.

RaiBlocks: 7.000 operaciones por segundo

Aunque el mundo de las criptomonedas está en constante cambio, RaiBlocks, que cuenta con un alto grado de confianza, podría ser considerado el líder en lo que respecta a la velocidad de las transacciones. Además, el desarrollo de soluciones de hardware aumentará el ancho de banda.

RaiBlocks utiliza una arquitectura de bloque-red en la que cada cuenta tiene su propio blockchain. La ventaja de este enfoque es que los cambios de las cadenas de las cuentas pueden realizarse instantáneamente, sin la necesidad de reconocimiento de toda la red, lo que aumenta significativamente su rendimiento. Pero debido a que RaiBlocks utiliza el modelo de proof-of-stake, el envío de dinero requiere dos transacciones por separado. En la primera los fondos se retiran de la cuenta del remitente, y en la segunda se acreditan en la cuenta del beneficiario. Esto es algo engorroso, pero las operaciones son rápidas y sus costes son mínimos. Además, esta tecnología es muy escalable.

En última instancia, los desarrolladores de RaiBlocks desean que las instituciones financieras del todo el mundo acepten las monedas XRB de la misma manera que aceptan las monedas convencionales. También creen en el potencial de su proyecto en regiones con infraestructura bancaria no desarrollada.

Información que debe tener en cuenta

Aunque estas monedas virtuales llevan a cabo transacciones muy rápidamente, la tecnología blockchain en sí misma todavía es nueva. Los inversores deben tener esto en cuenta.

Hace casi una década, el bitcoin elevó el blockchain a un nuevo nivel de desarrollo, pero las empresas aún lo utilizan de forma extremadamente limitada, principalmente en pequeños proyectos. En el futuro, esta tecnología podría cambiar nuestro mundo, pero es probable que esta transición tarde más de lo esperado. Los inversores suelen sobreestimar el potencial de las nuevas tecnologías. Existe la probabilidad de que ocurra lo mismo con el blockchain.

Tenga cuidado con Ripple, NEM y RaiBlocks. Estas criptomonedas ofrecen una característica única de la que carecen el bitcoin y el ethereum: la alta velocidad de transacción. Sin embargo, mantenga sus emociones bajo control y evalúe de forma realista sus perspectivas.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar