23 consejos de Richard Branson para alcanzar el éxito
AP Photo/Stefano Paltera
Página principal Estilo de vida, Richard Branson, Crecimiento personal

Richard Branson es el único empresario que ha sido capaz de crear ocho empresas millonarias distintas en ocho sectores diferentes... Y todo ello sin un título en empresariales.

«A menudo me pregunto, si hubiera seguido con mi educación el tiempo suficiente como para aprender todo lo que debe y no debe hacerse al comenzar un negocio, cómo habrían sido mi vida y mi trayectoria profesional», escribe el autor del libro Perdiendo la virginidad: Cómo he sobrevivido, me he divertido y he ganado dinero haciendo negocios a mi manera.

Aquí hemos reunido algunos de los mejores consejos de Perdiendo la virginidad y de su nuevo libro The Virgin Way: Everything I Know About Leadership.

1. Si no te gusta, no lo hagas

Llevar un negocio conlleva sangre, sudor y lágrimas (y cafeína, ya de paso). Pero lo que realmente importa es que estés creando algo de lo que te sientas orgulloso.

Richard Branson comenta: «Cuando comencé con la idea de Virgin en un sótano en Londres aún no tenía un gran plan ni una gran estrategia. No me planteé construir un imperio empresarial... Para mí, lo más importante de crear un negocio es hacer algo de lo que sentirse orgulloso, reunir a personas con talento y crear algo que vaya a marcar una diferencia real en la vida de los demás».

2. Hazte visible

El empresario Freddie Laker (1922 - 2006), propietario de una aerolínea británica, se relaja en uno de sus aviones Laker Airways en 1978.

Richard Branson recibió un consejo atemporal de Sir Freddie Laker, uno de los magnates de las aerolíneas británicas, al crear Virgin Airlines: «Asegúrate de aparecer en la portada y no en las últimas páginas», le recomendó. «Vas a tener que salir ahí fuera y venderte. Haz el ridículo, lo que haga falta pero, si no, no sobrevivirás».

Branson se propone siempre como objetivo viajar a menudo y conocer a tantas personas como pueda. Según afirma, así es como dio con algunos de los mejores consejos e ideas para su negocio.

3. Escoge el nombre de tu marca con cabeza

El nombre y la marca únicos que Virgin utiliza es una de las cosas que la han convertido en una compañía de éxito. Branson está seguro de que el nombre «Virgin» representa valor añadido, un mejor servicio y un enfoque atractivo y fresco.

Comenta que todo el tiempo le preguntan cuál fue el origen del nombre de Virgin. «Una noche estaba charlando con un grupo de chicas de 16 años mientras tomábamos una copa sobre el nombre para una tienda de discos», dice. «Se propusieron un montón de ideas y, después, como todos éramos nuevos en esto de los negocios, alguien sugirió Virgin. Cayó de golpe como algo nuevo y fresco y, aunque la palabra era ligeramente arriesgada, pensándolo bien llamaría la atención, por lo que seguimos adelante con la idea».

4. Menos hablar y más escuchar

Las palabras «escuchar» y «silencio» están estrechamente relacionadas, apunta Branson. La única forma de escuchar realmente a otra persona es estar callado, sin interrumpirla ni decidiendo qué decir antes de que haya acabado.

Richard Branson nunca va a ninguna parte sin una libreta para poder apuntar las cosas que otras personas dicen y poder recordarlas. Es su arma empresarial secreta, admite, ya que también conduce a nuevas ideas de negocio a medida que avanza.

5. No puedes dirigir un negocio sin correr riesgos

Branson piensa en uno de sus dichos preferidos cuando aconseja a la gente acerca de correr riesgos:

«El valiente vive hasta que el cobarde quiere».

Todo negocio implica un riesgo. Debes estar preparado para caer, dice Branson, pero el éxito pocas veces llega yendo sobre seguro. Puede que fracases, pero Branson también señala que «no existe nada parecido a un fracaso total».

6. La primera impresión lo es todo. Y también la segunda

Richard Branson saluda al exvicepresidente Al Gore y al expresidente Bill Clinton.

La primera impresión que causas en tus clientes es muy importante para ganártelos. La primera impresión es crucial, dice Branson, pero la segunda es igualmente importante.

La segunda vez que un cliente se pone en contacto con Virgin suele ser, por lo general, porque está teniendo problemas con un producto o servicio. Cómo te presentes a ti mismo y a tu marca en estas situaciones dice mucho acerca de cómo tu marca mantiene unas buenas relaciones con los clientes y cómo maneja las adversidades.

7. La perfección es inalcanzable

Branson afirma:

«Existe un peligro inherente en dejar que la gente piense que es perfecta en algo. Cuando creen que "lo han clavado" en algo, la mayoría de la gente tiende a relajarse y a dormirse en los laureles, mientras que muchos otros estarán esforzándose al máximo para mejorar su trabajo».

Por ello, Branson nunca da una valoración 100% perfecta del trabajo de nadie. Opina que no importa lo «excepcionalmente bien concebido» que esté algo, pues siempre hay lugar para la mejora.

8. No puedes hacerlo todo tú solo

Richard Branson escribe:

«El arte de delegar es una de las habilidades fundamentales que todo empresario debe dominar»

Es imposible hacerlo todo uno mismo y es imposible ser bueno en todo lo que haces. Por ello, Branson recomienda que «contrates a tus puntos débiles», es decir, personas que puedan rellenar los espacios y liberarte de tareas en las que no eres demasiado bueno o que estás demasiado saturado para hacer por ti mismo.

«(Delegar) también te da tiempo para pasar con tu familia, que es lo más importante de todo», dice.

9. El cliente siempre tiene razón... casi siempre

El cliente siempre tiene razón... a menos que se equivoque. Las opiniones de los clientes son importantes, pero «no deberías crear tu sistema de atención al cliente sobre la base de que tu empresa nunca se cuestionará los caprichos de tus clientes», dice Branson.

Branson advierte de que muchos empresarios creen que ofrecer servicios basados en la filosofía de «el cliente siempre tiene razón» mejorará su negocio, pero nada más lejos de la realidad. Ten cuidado con las relaciones dañinas con los clientes o del personal con tus políticas de atención al cliente.

10. Define tu marca

Por lo que respecta a definir tu marca, Branson recomienda hacer lo contrario a lo que él hizo con Virgin, que es extenderla por todas partes. Si bien es cierto que Virgin tiene ramificaciones en muchos sectores distintos, el éxito de la compañía reside en centrarse en una sola cosa: «encontrar nuevas maneras de ayudar a que la gente se divierta».

Cíñete a lo que conoces. Promete poco y ofrece mucho. Porque, si no defines tu marca, tus competidores sí lo harán.

11. Explora nuevos territorios

Branson compara el explorar nuevos territorios en los negocios con explorar nuevos territorios en el ámbito científico o geográfico.

«Encontraremos nuevas especies y llegaremos a entender mejor la composición de las aguas subterráneas», dice Branson.

Traducción para los negocios: quedan muchas cosas ahí fuera que todavía no se han descubierto, inventado o conseguido. Explorar territorios inexplorados puede generar nuevas ideas e innovaciones.

12. Cada uno crea su propia suerte

No es que Richard Branson no crea en la suerte, simplemente cree que es algo que se puede cambiar y modificar no teniendo miedo al fracaso.

«Las personas y los negocios que, por lo general, se consideran afortunados o con más suerte que otros suelen ser también los que están preparados para correr grandes riesgos y, por asociación, para darse de bruces de vez en cuando», dice. «Cualquiera que esté dispuesto a hacer el esfuerzo de trabajarse su suerte, podrá y conseguirá mejorarla sustancialmente».

13. Ten cuidado con la idea de «nosotros contra ellos»

Un lugar de trabajo debería promover un ambiente en el que el jefe y sus empleados se comunicasen bien y trabajasen juntos con el mismo fin. «Si los empleados no se identifican con su empresa utilizando la forma "nosotros", es una señal de que la gente que está por encima y por debajo de la cadena de mando no se está comunicando», dice Richard Branson.

Si crees que puede haber desacuerdo o tensión entre los empleados y la dirección, Branson aconseja que lo compruebes primero con los mandos intermedios para tratar de descubrir la raíz del problema y abordarlo de frente.

14. Crea una zona de confort corporativa

Los empleados deben sentirse libres y animados a expresarse abiertamente y sin límites restrictivos, de modo que puedan hacer un buen trabajo y tomar buenas decisiones y de alto impacto.

«Puede parecer una obviedad», comenta Branson, «pero hay que decirlo: es necesaria una fuerza de trabajo comprometida y motivada para ofrecer productos o servicios de primer nivel y para crear una empresa exitosa y sostenible».

15. No todo el mundo vale para ser Director General

Un director tiene que ser alguien que «saque lo mejor de las personas», alguien que se comunique bien con los demás y que ayude a los empleados a aprender de sus errores en lugar de criticarlos por ello.

No a todo el mundo se le da bien; no pasa nada. El fundador puede, pero no tiene por qué, ser el Director General. Si la cosa no marcha, debería saber cuándo este puesto está destinado a otra persona.

16. Consigue un mentor

De joven, Richard Branson encontró un mentor en David Beevers, contable y amigo de sus padres, que le enseñó las bases de la contabilidad y le proporcionó un enfoque prudente y paciente de los negocios que Branson sigue utilizando en su propia vida.

Un buen mentor entenderá cómo trabajar contigo y cómo guiarte. «Hacerlo solo es una manera admirable pero insensata y con muchas desventajas de enfrentarse al mundo», afirma Branson.

17. Busca una segunda opinión... y, después, una tercera

Branson dice que debes aprender a ser un buen oyente para poder triunfar, y eso implica «lanzar cada idea que tengas a muchas personas hasta que finalmente puedas decir "Vamos a pasar de esta" o "Hagámoslo"».

Esto supone ser concienzudo y prudente antes de tomar cualquier decisión. En los negocios, buscar opiniones variadas «puede ahorrarte mucho tiempo y dinero», comenta Branson. «No le cuentes a la gente las sugerencias de los demás hasta que hayas oído lo que tienen que decir. Al final, puede que decidas que el mejor consejo es alejarte y que, más tarde, descubras que fue la mejor solución».

18. Corta ataduras sin cerrarte puertas

Asociarse con otra persona para un negocio, ya sea un amigo o un socio, no siempre funciona. Si este es el caso, los empresarios de éxito saben cuándo separarse.

Como dice Branson, simplemente porque decidas ir en otra dirección no significa que las cosas tengan que acabar mal, especialmente con un amigo. Resuelve cualquier problema rápida y directamente y pon fin a la relación de la forma más amistosa que puedas.

19. Coge el teléfono

Es fantástico conocer lo último en tecnología, pero no mandes mensajes o e-mails cuando deberías hacer una llamada. «La calidad de las comunicaciones empresariales ha mermado mucho en los últimos años porque la gente evita hacer llamadas de teléfono y reuniones cara a cara en lo que podría ser, a mi modo de ver, un intento equivocado de conseguir mayor eficiencia», dice Branson.

Los problemas son más difíciles de resolver por mensaje o por e-mail y «no hay nada de eficaz en dejar que un problema pequeño crezca» dice Branson, cuando podría haberse resuelto fácilmente con una simple llamada de teléfono.

20. Elige siempre la personalidad frente a la experiencia

Algunas personas poseen una habilidad especial para ciertas tareas, pero las habilidades casi siempre se pueden enseñar. Branson dice que, cuando se trata de contratar a alguien, «la clave es centrarse en la personalidad más que en cualquier cosa que pueda verse en el CV».

Algunas personas pueden habituarse a trabajar de forma diferente, pero si ves que una personalidad encaja, dale a la persona la oportunidad y el espacio necesario para desarrollarse en su nuevo puesto. Puede que te sorprenda con lo mucho y lo que es capaz de hacer.

21. El cambio no es algo a lo que tenerle miedo, sino algo que hay que gestionar

«Las empresas no son inmunes al futuro», dice Branson. Nada dura para siempre. Como empresario, debes estar preparado para adaptarte y evitar ser nostálgico con tu propia empresa.

«A veces tienes que llevar a tu empresa en una nueva dirección porque las circunstancias y las oportunidades han cambiado». Si este es el caso, Richard Branson recomienda que «deberías encontrar formas de inspirar a todos tus empleados para que piensen como empresarios... Cuanta más responsabilidad des a las personas, mayor rendimiento tendrán».

22. Cuando se trata de cometer errores, rebota y no caigas

Tus decisiones no siempre van a ser las mejores. Todos cometemos errores, pero lo mejor que puedes hacer para enfrentar un error es admitirlo.

La honestidad no solo es la mejor de las políticas, sino que es la única posible, según apunta Branson. Cuando cometas un error, no dejes que te consuma. Destapa el problema y ponte a trabajar para solucionarlo.

Fuente: Perdiendo la virginidad: Cómo he sobrevivido, me he divertido y he ganado dinero haciendo negocios a mi manera.

23. Sé un líder, no un jefe

Branson ve la clásica imagen del «jefe» como un anacronismo. Un jefe da órdenes, mientras que un líder organiza.

«Por eso, si hay algo que sea capaz de sacarme de quicio sin duda es cuando alguien me dice "Está bien, como quieras. ¡Tú eres el jefe!"», dice Branson. «Lo que esa persona realmente está diciendo es "Vale, no estoy de acuerdo contigo, pero voy a darte la razón y a hacerlo porque tú me estás diciendo que lo haga"».

Un buen líder es alguien que no pone en práctica sin más sus propias ideas, sino que inspira a los demás para que expongan también las suyas.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar