10 preguntas de las que depende tu carrera profesional
Tim Gouw/Unsplash
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

Después de enviar docenas de currículos y muchas entrevistas, el hecho de recibir una oferta de trabajo parece una recompensa en sí misma. Sin embargo, que alguien te ofrezca un trabajo no significa necesariamente que debas aceptarlo.

Una entrevista no solo ayuda a tu posible empleador a conocerte, sino que también es una oportunidad para que tú lo conozcas a él. No puedes decidirte por un trabajo antes de la entrevista. Así que piensa en esa entrevista y reflexiona un poco antes de aceptar la oferta. Estas son algunas preguntas importantes que debes hacerte antes.

1. ¿Qué esperarán de mí al principio?

A veces la gente se entusiasma tanto con una oportunidad profesional que se olvida de preguntar lo básico, como: "¿Cuándo empiezo?”, o "¿Cómo serían mis primeras semanas, en términos de tareas diarias?" No seas tímido a la hora de concretar este tipo de detalles. En realidad, le estás haciendo un favor a tu empleador tomando la iniciativa.

2. ¿Estoy contento con el salario?

Lo creas o no, el salario de un trabajo no siempre aparece en la entrevista inicial. Si tu entrevistador evita el tema en sesiones posteriores, es posible que te veas obligado a preguntarlo directamente. No solo eso, también tendrás que preguntar si es posible negociarlo. Una vez que hayan respondido a estas preguntas, podrás decidir si el sueldo te parece correcto o no. Si no es así, discútelo con tu entrevistador antes de aceptar o rechazar el trabajo.

3. ¿El paquete de beneficios satisface mis necesidades?

Si no estás satisfecho con el salario, es posible que descubras que tu posible empleador lo compensa con un sólido paquete de beneficios. Haz tantas preguntas como desees acerca de los beneficios para asegurarte de comprender a la perfección todo lo que te ofrecen.

Averigua si existe un seguro médico y qué servicios incluye. Si puedes incluir a tus hijos y familiares en el seguro, y pregunta cuánto puede costar. En general, intenta obtener la mayor cantidad de información posible.

4. ¿Me siento cómodo con la cultura de la empresa?

Por supuesto, no se puede entrar en un edificio de oficinas e inmediatamente sentir si sus empleados están contentos o totalmente agotados, pero normalmente es posible hacerse una idea.

Si te es posible dar un paseo por la oficina, hazlo y observa cómo están trabajando los otros empleados. Algunas personas prefieren trabajar estrechamente con un equipo, otras, por el contrario, prefieren hacerlo por su cuenta, pero no está mal conocer de antemano cuál es la cultura de trabajo de la empresa en la que tienes pensado empezar a trabajar. También puedes preguntar al reclutador qué hace la empresa para crear una atmósfera de trabajo agradable.

5. ¿Cómo me siento acerca de la empresa en su conjunto?

Incluso si consigues el trabajo de tus sueños, tu alegría no durará mucho tiempo si la compañía es un barco que se está hundiendo. Considera cómo otros ven a la empresa: las bolsas de trabajo a menudo permiten a los empleados actuales y anteriores calificar a la empresa y dar una breve descripción de su experiencia. Si tienes amigos que ya trabajan aquí, utilízalos también como recurso. Además, vale la pena analizar la opinión pública, entender cuál es la imagen de la empresa, qué tan estable es, cómo se relaciona con los empleados.

6. ¿Cómo es tu futuro jefe?

Como regla general, en alguna etapa de la entrevista verás a tu jefe. Resulta imposible evaluar a una persona en unos minutos, pero vale la pena prestar atención a la forma en la que tu posible líder se comunica con los otros participantes de la entrevista.

7. ¿Me ayudará este trabajo en mi carrera profesional?

Resulta fácil sucumbir a un buen paquete de salario y beneficios, pero no te olvides de que un determinado puesto no es más que uno de los ladrillos que construyen tu carrera. Pregúntate: ¿me ayudará este puesto a avanzar profesionalmente?

8. ¿Es posible crecer profesionalmente dentro de la empresa?

Una pregunta similar: ¿es posible crecer profesionalmente dentro de la empresa? Tan solo tienes que hacer la pregunta durante la entrevista. La respuesta te ayudará a comprender los proyectos de la empresa y, además, esta información indica indirectamente si la compañía está satisfecha con otros empleados.

9. ¿Son el ritmo y la carga de trabajo adecuados para mí?

Mientras que algunas personas prosperan bajo cantidades extremas de estrés, otras se desmoronan. Y mientras que muchas personas están totalmente comprometidas a quedarse en la oficina hasta que acaban el trabajo, aunque sea muy tarde, otras necesitan dormir 8 horas para poder rendir al día siguiente. Tú ya sabes qué tipo de persona eres, así que ten esto en cuenta cuando hagas preguntas sobre la carga de trabajo y las expectativas en términos de horas semanales.

10. ¿He revisado a fondo mi contrato?

Antes de firmar un contrato, asegúrate de saber lo que dice. Muchos empleados reciben lo que ellos creen que es una carta formal de oferta, pero en realidad los define como empleados a voluntad. Un empleado a voluntad puede ser despedido o su empleo puede ser cambiado sin previo aviso. Si hay algo que no te queda claro, no seas tímido en pedir un poco de tiempo para revisarlo o incluso sentarte con un abogado para examinarlo.

Fuente: Entrepreneur

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis