Cómo ganar un millón de dólares en bitcoins: historia de la dama de las criptomonedas
Página principal Estilo de vida, Historias de éxito, Criptomonedas

Erica Stanford nos cuenta cómo dejó su trabajo para negociar con criptomonedas y no se equivocó.

No siempre se me han dado bien los temas de dinero. En realidad, he tenido deudas en el pasado - pero siempre me ha gustado aprender cosas nuevas. Creo que de ahí viene mi interés por las criptomonedas. La primera vez que oí hablar del bitcoin - una moneda digital encriptada, lo que significa que cualquiera en el mundo con conexión a Internet y un smartphone puede enviarla a cualquier otra parte del mundo de forma gratuita - fue en la radio en 2009, aunque solo hablé de ella con compañeros o con mi padre.

Pero el año pasado, en un momento de aburrimiento en mi trabajo de ventas y marketing, ojeé el blockchain (que es como una base de datos mundial sobre la que se construyen las criptomonedas) después de que mi amigo John comenzara a invertir en bitcoin. Una vez leí que se puede usar para hacer un seguimiento del contexto ético de los diamantes, rastrear antigüedades robadas y descubrir la historia de los coches de segunda mano, me enganché.

Compré bitcoins y otras monedas por valor de 200 libras. Comencé a jugar y a comprar las más baratas e invertí alrededor de 2.000 libras, que bloqueé en tarjetas de crédito. Pero en unos meses gané 30.000 libras y las ahorré y empleé en el pago de mis deudas. Recuerdo que pensé, “¡Increíble!, esto es realmente mucho dinero - ¡podría dejar mi trabajo y dedicarme solo a esto!” Y fue exactamente lo que hice.

En septiembre de 2017, anuncié mi dedicación a esta actividad a tiempo completo. Hay quien me llamó estúpida por ello en el trabajo, y mi último día tuve algo de miedo, me preguntaba si sería realmente capaz de ganarme la vida con las criptomonedas, lo cual, aceptémoslo, es algo bastante novedoso. Mi jefe mantuvo mi puesto disponible hasta que “inevitablemente” fracasara. Eso me molestó ligeramente, pero también me sirvió de acicate para conseguir el mayor éxito posible.

Creo que el bitcoin tenía mala reputación y la gente lo consideraba como algo que se usaba para la compra de drogas y armas en la dark web, pero en mi opinión, es como decir que hay algo malo también en el uso del dinero efectivo porque la gente lo emplea para comprar cosas ilegales.

Dicho esto, todos mis amigos estaban preocupados y mi padre me plantó el sermón “Vas a acabar como un sin techo” - sobre todo porque tenía una hipoteca que pagar y deudas en mis tarjetas de crédito que liquidar. Y sí, al principio cometí errores. El más caro fue cuando operé con una pequeña moneda durante un día y gané 5.000 libras, después la moneda puso mi monedero en “modo mantenimiento” así que se desactivó y no pude convertirla en dinero efectivo. Perdí mucho - fue horrible y tuve que oír el típico “te lo dije” de mi jefe.

Es muy fácil perder dinero con las criptomonedas y no me daba cuenta de que si una moneda sube muy rápido, es probable que baje mucho también. Me puse a investigar más con el objeto de intentar entender el mercado, encontrar modelos y averiguar cuál era el siguiente proyecto en el que invertir.

Nunca olvidaré cuando vi por primera vez que los números empezaban a subir en mi cartera de criptomonedas. Cuando me di cuenta de que había ganado mi primer millón, solo unos meses después de dejar mi trabajo, sentí pánico. No sabía qué hacer - si coger el dinero y salir corriendo o seguir invirtiendo. Decidí quedarme con casi todo, pero era como el dinero del Monopoly; no parecía real. Veía lo volátil que podía ser el mercado, así que no despilfarré a lo loco ni se lo conté a muchos amigos.

Estaba decidida a permanecer con los pies en la tierra y tratarlo como si fuera cualquier otro trabajo. Puede parecer difícil de creer pero hasta ahora mi vida no ha cambiado realmente más que por tener algunas vacaciones más. No me malinterpreten, siento satisfacción cuando pago con bitcoins cosas como unas vacaciones en Tailandia.

Puede resultar solitario trabajar desde casa. La mayoría de los días estoy sola con mi gato pero me encanta ser mi propia jefa y en un año desde que dejé mi trabajo, John y yo hemos aunado recursos. Juntos hemos ganado 20 millones de libras. Me han pedido invertir dinero de otros - de amigos para fondos de riesgo - pero no quiero ese tipo de estrés ni presión. Me complace dar consejos y me han pedido dar charlas sobre criptomonedas en actos por todo el mundo. Me encanta que me conozcan como la “dama de las criptomonedas”.

Fuente: BBC

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar