Cómo impresionar a tu jefe
Página principal Estilo de vida, Consejos, Crecimiento personal

Cinco cosas que puedes hacer para impresionar a tu jefe y destacar entre el resto del equipo.

Al principio de mi carrera en el sector editorial, cuando trabajaba como asistente editorial, redactora de personal, editora de proyectos especiales y luego editora jefe, siempre intentaba entender a mis jefes. ¿Cómo puedo impresionarles? ¿Cómo puedo estar seguro de que me darán un aumento?

Las cosas cambiaron hace 10 años cuando asumí el cargo de directora ejecutiva y empecé a ser responsable de muchas personas.

Estas son cinco cosas que aprendí que puedes hacer para impresionar a tu jefe y destacar entre el resto del equipo.

1. Lleva un registro de todo en lo que estás trabajando

Esto puede parecer evidente, pero no puedo decirte cuántas veces le he asignado una tarea a un empleado y luego he hecho un seguimiento una semana después solo para escuchar: “Me me olvidado totalmente de hacerlo. Simplemente no lo apunté”.

Como ejecutiva que administra varios departamentos y muchos empleados, eso es lo último que quería escuchar. Siempre que te reúnas con tu jefe o te asignen alguna tarea, anótala en tu calendario online con las fechas de vencimiento, especialmente si hay varias partes. Cuando tu jefe te pida una actualización, estarás preparado.

Incluso mejor, actualiza a tu jefe de cómo va el trabajo antes de que se comunique contigo. Los empleados que hacían eso siempre me impresionaban.

2. Sé receptivo

No hay nada peor para un jefe que enviarle un correo electrónico a su empleado o dejar un mensaje de voz y escuchar silencio. Hay muchos empleados que pasaban horas sin decirme nada.

Como directora (y ahora propietaria de un negocio), siempre me esfuerzo por responder a cada una de las comunicaciones que recibo, incluso si es un simple: “Oye, recibí tu mensaje. Te contestaré después de comer”.

Ser receptivo te hace un miembro del equipo en el que sé que puedo confiar.

3. Trabaja más inteligentemente, no más duro

Probablemente hayas escuchado este cliché en el trabajo antes. Sin embargo, realmente es cierto. Lo que realmente le importa a tu jefe no es el número de horas de trabajas, sino la consideración que pones en la ejecución de un proyecto.

Uno de mis primeros jefes me dio excelentes comentarios. “Uno se apresura a hacer las cosas porque piensa que si aborda el proyecto de frente y lo hace lo antes posible, voy a quedar más impresionado”, dijo. “Sin embargo, me impresionaría más si te sentaras y pensaras en todas las posibilidades de este proyecto, y luego idearas un plan bien pensado que pudiéramos revisar juntos”.

Incorpora tiempo de reflexión en tu proyecto. Ese tiempo por adelantado te ahorrará horas de trabajo más tarde.

La cantidad de horas que trabajas no es lo que te consigue un ascenso. Un producto final inteligente sí.

4. No compartas todo con tu jefe

Estamos muy acostumbrados a entrar en Facebook y decir: “Dios mío, he tenido el peor día de mi vida” o compartir demasiados detalles personales sobre nuestras vidas. Desafortunadamente, muchos empleados comparten demasiado con sus jefes y compañeros de trabajo.

Es totalmente aceptable hablar de tu peculiar pasatiempo. Sin embargo, si tienes mucha resaca, puede que esa no sea la historia para compartir. Una empleada me contaba cómo había vomitado después de tanta fiesta la noche anterior.

Qué sabe Internet sobre ti (y qué hacer al respecto)

Todo el mundo tiene cosas en su vida personal, pero necesitas usar un filtro con tu jefe. Si vas a llegar tarde al trabajo, mantén tu explicación lo más simple posible. Di: “He tenido problemas con el coche esta mañana”, en lugar de explicar que no tenías dinero y te quedaste sin gasolina.

¿Es lo que estás a punto de compartir algo que querrías repetir delante de toda la empresa? Si no es así, no lo menciones.

5. Sé una persona con ideas

Los empleados que más me impresionaron siempre pensaban en el futuro. Observaban los proyectos en los que estaban trabajando y encontraban nuevas formas de expandirlos.

Esta es una gran manera de conseguir un ascenso. A menudo me quedaba para proponer para un ascenso con los empleados que venían mí y me decían: “Tengo cinco ideas nuevas que creo que serían fantásticas para nuestros productos, nuestro departamento y nuestra empresa”.

En su revisión anual, les decía: “¿Dónde quieres estar en un año? ¿Puedes lograr estas cinco cosas en los próximos seis meses para demostrar que estás listo para pasar al siguiente nivel?”

Cada vez que un empleado alcanzaba estos objetivos, recibía su recompensa: un puesto de más alto nivel y sueldo más alto.

Los buenos jefes analizarán tus puntos fuertes y te ayudarán a desarrollarlos y aprovecharlos para servir mejor a tu carrera y a la empresa.

La buena noticia es que alcanzar estos cinco puntos es realmente fácil, y ponerlos en práctica hará que tu nombre aparezca en la lista de “candidatos para un ascenso” de tu jefe.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar