5 señales de que estás preparado para abrir tu propio negocio
Página principal Estilo de vida, Consejos, Carrera y negocios

Lanzar un negocio no es algo que se deba tomar a la ligera. Sin embargo, muchos emprendedores están más preparados de lo que ellos mismos creen. Si no estás seguro de si estás preparado o no para emprender tu nueva aventura, estas cinco señales te ayudarán a determinar si estás listo para hacer frente a todos los desafíos que te deparan en tu aventura empresarial.

1. Eres consciente de que nunca estarás completamente “listo”

Algunas personas piensan que “estar preparados” significa estar completamente preparados. Sin embargo, cualquier empresario experimentado te dirá que no puedes estar preparado para todo lo que venga. Efectivamente, existen algunas cosas hay que tener en cuenta antes de emprender tu aventura, pero estas son obvias. Sin embargo, el problema radica en que los empresarios principiantes posponen con demasiada frecuencia el inicio de su aventura empresarial porque creen que todavía les falta mucho por aprender. No se dan cuenta de que lo que tienen es más que suficiente para dar el primer paso.

2. Sabes cómo vender

Es posible que cuentes con la pasión y el impulso. Puede que tengas una visión clara de exactamente hacia dónde quieres que vaya tu negocio. Incluso es posible que tengas el mejor producto y que, además, este sea muy atractivo para los compradores. Desafortunadamente, nada de eso importará si no sabes vender.

Al iniciar un negocio, la venta es fundamental para tu éxito. Pero, vender no solo consiste en hablar con los clientes. Tendrás que convencer sobre tus ideas a los inversores, socios, empleados, incluso a tu cónyuge y a tu familia. Esto no significa saber cómo manipular a la gente para que haga lo que quieras. La venta efectiva consiste en la capacidad de comunicar una idea para que otros la acepten y así ellos también se apropien de ella.

3. Tienes un plan financiero

Una de las razones por las que la gente nunca emprende es por el riesgo financiero que ello implica. Aunque existe el riesgo, tu plan para hacerle frente puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

12 pasos para un nuevo plan financiero

Algunos empresarios tienen un trabajo a tiempo completo al tiempo que intentan desarrollar su negocio. Esto puede ser una ventaja si puedes depender de un sueldo estable junto con los otros beneficios de tu empleador. Sin embargo, si tu trabajo es demasiado absorbente, podrías estar en desventaja con otros emprendedores que pueden dedicarle más tiempo a su negocio.

Si tu negocio necesita tu tiempo y atención constantes, entonces debes considerar la necesidad de contar con una reserva de dinero para cubrir tus gastos de subsistencia. Mucha gente recomienda tener suficiente dinero para 6 meses, mientras que otros afirman que esta cantidad debe ser suficiente para sobrevivir durante al menos 2 años. La respuesta correcta se encuentra en cualquier cantidad que te proporcione tranquilidad. Comenzar un negocio requiere lo mejor de ti. Si estás preocupado por los gastos de subsistencia en lugar de hacer que tu negocio sea un éxito, entonces no estarás dando lo mejor de ti mismo a tu negocio.

4. Has dejado tu ego a un lado

Si te preocupa demasiado tener siempre la "razón" o necesitas demostrar constantemente a todo el mundo que eres capaz de hacer las cosas por ti mismo, es posible que debas preguntarte si estás listo para empezar tu negocio. Los errores y el territorio desconocido firman parte de toda nueva aventura empresarial y siempre estarán ahí. Si estás dispuesto a ser el estudiante de vez en cuando, en lugar de ser siempre el experto, te resultará más fácil seguir adelante.

Ser empresario puede ser una experiencia de humildad, pero es en esos momentos cuando más se aprende sobre lo que se necesita para tener éxito. De hecho, debes estar dispuesto a hacer trabajos que odies o que te interesen poco. Por ejemplo, si abres un restaurante porque te apasiona cocinar, ten en cuenta que alguien tendrá que trabajar con los vendedores, mantener los libros de cuentas y limpiar los baños. Si tu ego te dice que esos trabajos están por debajo de ti, entonces estarás llevando a tu negocio al fracaso antes de que te des cuenta.

5. Has elaborado un plan de negocios

Cuando se habla de lanzar un negocio, el hecho de elaborar un plan de negocios es algo de sentido común. El problema es que al igual que la dieta y el ejercicio, el sentido común no siempre es una práctica común. Muchos empresarios están tan abrumados por la idea de elaborar un plan de negocios que no saben por dónde empezar y abandonan antes de ni siquiera empezar. Otros, sin embargo, están tan seguros de sí mismos que afirman que no necesitan un plan de negocios y que podrían usar mejor su tiempo “realmente trabajando en el negocio”.

La importancia de un plan de negocios es doble. En primer lugar, te obliga a tener claro qué es exactamente lo que pretendes hacer y cómo lo harás. La mayoría de la gente trata con grandes rasgos y generalidades. Cuando lo elaboras, te ves obligado a ser específico. En segundo lugar, un plan de negocios bien escrito se convierte en un documento vivo para tu negocio que evoluciona todos los años. No solo se convierte en una forma de comparar y evaluar tu progreso, sino que se convierte en una herramienta de planificación para el futuro.

La mayoría de las personas que se preguntan si están preparadas solo necesitan un voto de confianza y un ligero empujón para empezar. Si te sientes identificado con estas señales, entonces estás listo para emprender. Es posible que acabes averiguando que estás más preparado de lo que crees.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar