Cómo convertir 500 $ en 500.000 $
Página principal Estilo de vida, Consejos

Empieza con poco, paga a tiempo y sé proactivo.

De pequeño me inculcaron la idea de que las deudas son malas. Si necesitas un coche, pagas en efectivo. Lo mismo sucede con la comida, la ropa y la mayoría de las otras cosas. Paga con dinero que tienes o simplemente no lo compras. Una tarjeta de crédito es un billete de ida hacia la insolvencia y la desesperación. Sin embargo, la deuda también es necesaria. Te contamos por qué.

Es una mentalidad de libertad frente a una de servidumbre.

Cuando decidí dejar de lado mis estudios y lanzar mi propio negocio, rápidamente descubrí que las cosas no eran del todo así. La deuda, aunque es una carga, no tiene por qué ser una ruina. De hecho, es una necesidad absoluta para cualquier empresario que tenga un poco de ambición.

Asumir una deuda y pagarla es la única forma de construir un historial de crédito sólido. Un historial de crédito sólido conduce a una puntuación de crédito sólida. Una puntuación de crédito sólida significa que eres un candidato fiable para obtener financiación. Y la financiación, para el dueño de un negocio, representa la diferencia entre una oportunidad y un fracaso.

Mi falta total de historial de crédito era una gran desventaja. Necesitaba un préstamo para demostrar que era capaz de pagar mis cuentas a tiempo, pero nadie se arriesgaba por el mero hecho de que no tenían ninguna prueba de que hubiera pagado mis cuentas en el pasado. Esto fue un problema, pero después de mucho ensayo y error, acabé comprendiéndolo.

20 trucos de las personas de éxito

Una experiencia en particular describe a la perfección mi aprendizaje en este materia. Mis aventuras con American Express - en la que mi límite de crédito de 500 $ creció hasta alcanzar los 150.000 $ antes de cumplir los 25 - ofrecen una serie de lecciones que pueden ser aplicadas a todo tipo de financiación de negocios y que pueden ser ilustradas en tres simples pasos.

1. Prepárate para empezar con algo pequeño

Las tarjetas de crédito comerciales son una forma impresionante de construir un historial de crédito comercial. Lo único que tienes que hacer es mantener un saldo bajo, hacer los pagos a tiempo y realizar un seguimiento para asegurarte de que tu proveedor está informando de tu buen comportamiento a las agencias de crédito.

Si a esto le añades unos beneficios y recompensas que pueden adaptarse para satisfacer las necesidades de tu negocio, la comodidad de mantener tus finanzas personales y de tu negocio separadas así como desgloses detallados de tus gastos mensuales sin coste adicional, y acabarás con una herramienta de valor incalculable que todo empresario potencial debería aprovechar.

Tardé algún tiempo en comprender esto cuando era joven, pero cuando finalmente lo hice, pedí mi tarjeta American Express. Me dijeron que si les enviaba un cheque de 500 $, me enviarían una tarjeta de crédito con un límite de 500 $.

Estaba 100% garantizado. Casi se podría decir que es una tarjeta de crédito falsa, debido a que estaba pidiendo prestado con mi propio dinero. Tal como yo lo veía, un préstamo habría sido una buena opción, ya que al menos en ese escenario no tendría que entregar el dinero que me iban a prestar.

No importaba. Los mendigos no pueden elegir, y un comienzo es un comienzo. Ten esto en cuenta a la hora de empezar a construir tu propio historial de crédito. Algo es mejor que nada, y si sigues así, tu fortuna acabará creciendo.

2. Utiliza tu tarjeta y paga a tiempo o incluso antes

Era bastante molesto, pero usaba esa tarjeta constantemente. Agotaba el crédito y lo paga, así todos lo meses.

Lentamente pero con seguridad, estaba demostrando que era un riesgo de crédito seguro. Lo hice a través de una repetición pura, obstinada y mecánica. Este principio es válido en todo esfuerzo humano. Si quieres dominar algo, hazlo una y otra vez. No existen atajos. Piensa en tu tarjeta de crédito como en una guitarra, es necesario que la toques todos los días para acabar tocándola correctamente.

Aprovecha al máximo las herramientas que te proporcionan. Aprende el sistema de recompensas para adaptarlo a las necesidades de tu negocio. Haz un seguimiento de tu saldo y lleva un registro de cómo, cuándo y dónde te gastas tu dinero. Sé deliberado en tus compras - compra únicamente lo que vaya a ayudarte a construir tu negocio.

3. Sé proactivo conforme vas aumentando tu capacidad de endeudamiento

Una vez que ya estaba utilizando mi tarjeta de crédito de 500 $, empecé una campaña constante para pedirle a American Express que aumentara mi límite. Acabaron ampliándolo primero hasta 1.000 $ y luego hasta 2.500 $.

Mi negocio también acabó creciendo. En seis meses, su tamaño de multiplicó por dos. Utilicé mi límite de crédito de 2.500 $ exactamente igual que había utilizado el de 500 $, acumulando deuda y pagándola todas las semanas. Llamaba a American Express cada dos por tres para darles informes de progreso - "Mirad, mi negocio está creciendo, ¿qué puedo hacer para expandir mi crédito aún más?"

Fue una gran noticia cuando un día aumentaron mi límite a 10.000 $. Lo que fue aún más hermoso fue que me devolvieran mi cheque de 500 $. Esto fue una clara señal de que una importante empresa había decidido que no necesitaba ninguna garantía para respaldarme - valía la pena el riesgo.

Lo más hermoso de todo, sin embargo, fue que American Express había estado informando sobre mis fieles pagos a las agencias de crédito. Era solo una empresa, y mi límite inicial de 500 $ era bastante bajo, pero eso no importaba. Lo que importaba era que yo había tratado esos 500 $ como un recurso precioso. A las agencias de crédito no les importaba que mis pagos mensuales fueran pequeños; solo les importaba que siempre se realizaran a tiempo.

Mi límite de crédito con American Express creció constantemente desde los 500 $ hasta los 150.000 $ (a través de varias tarjetas diferentes). El hecho de que estaba construyendo un sólido historial de crédito a lo largo del camino significaba que podía solicitar dinero a otros prestamistas, por lo que acabé con un crédito disponible de 500.000 $ en diferentes tarjetas y líneas de crédito, todo antes de cumplir los 30.

Soy consciente de que la diferente entre 500 y 500.000 $ es bastante significativa, pero el camino que conecta ambas cifras es sencillo. Solicita una tarjeta de crédito comercial, úsala agresivamente para hacer crecer tu negocio, y nunca, nunca te saltes un pago. Camina esta línea consistentemente, y un día acabarás disfrutando de un crédito enorme.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar