6 errores que te impiden conseguir el ascenso que tanto deseas
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

En el mundo de hoy, ser inteligente, educado y tener un buen rendimiento en el trabajo no es suficiente. La competencia es demasiado dura. Muchas personas poseen estas cualidades. Los empleadores, líderes, gerentes, clientes y ejecutivos están atentos a cualquier señal que les dé una razón para no darte un ascenso.

Evita las siguientes cosas para no perder la oportunidad de conseguir un ascenso.

1. Pasar más tiempo preparando tu ropa que en tu investigación

Sacar conclusiones sobre alguien en unos pocos segundos es algo que todos hacemos. Así es como la gente sobrevivía en tiempos pasados. ¿Estoy en peligro? ¿Es esta persona de confianza? La apariencia es importante, sin embargo, las empresas de hoy no son primitivas.

Están constantemente buscando pistas para averiguar si encajas o no en su cultura. Si no lo haces, su reputación está en juego.

No te conviertas en un peligro para ellos. ¿Tienes el mismo aspecto y hablas de la misma forma que el resto de trabajadores de la empresa? ¿Has observado la ropa que se pone allí la gente? ¿Has visto vídeos de personas de la empresa y conoces sus prioridades? ¿Has leído el sitio web y buscado en sitios de noticias sobre temas urgentes de su industria?

2. Hablar sobre tu educación, experiencia y resultados

Casi todo el mundo tiene talento, experiencia y un buen historial laboral. La verdadera pregunta es si eres capaz de aplicar tus conocimientos, experiencia y habilidades para avanzar en tu misión principal.

5 trucos para ascender en tu empresa

¿Cuáles son los objetivos de la empresa? ¿Qué ventaja en concreto tienes tú, y solo tú, para ayudar a avanzar en su misión? Pregúntale al entrevistador: "¿Qué puedo hacer para que tu trabajo sea más fácil?"

3. Destacar tu lealtad, tu puntualidad y que siempre cumples con los plazos de entrega

Esto es unidimensional y no es suficiente para identificarte como una persona de alto rendimiento. Los clientes potenciales y los empleadores quieren saber más sobre tu carácter. Eso significa que no debes hablarles sobre tus principales características.

Háblales de cosas que has aprendido con el tiempo. Demuestra humildad cómo has crecido. Destaca que sigues manteniendo una gran dedicación incluso cuando nadie te está vigilando.

4. Confiar en cartas de referencia o testimonios para demostrar que estás motivado

¿Quién presentaría un testimonio que dijera algo más? Estas cartas son importantes, pero no son suficientes.

Cuenta alguna historia sobre cómo empezaste un proyecto de gran importancia y tu ambición de completarlo a pesar de todos los obstáculos. Lo que realmente quieren saber es cómo vas a desenvolverte con ellos. Proporciona un ejemplo de algo innovador con respecto a tus prioridades.

5. Estar constantemente diciendo que eres una persona positiva

La positividad es importante. Sin embargo, el puesto puede requerir a alguien que también sea realista, analítico o proactivo, lo que a veces trae consigo el rechazo. Realmente quieren saber si vas a encajar. ¿Cómo te sientes cuando te desafían? ¿Cuál es tu actitud en general? ¿Eres idealista o pragmático? ¿Eres un seguidor o tienes iniciativa? ¿Cómo aporta valor tu personaje? Explícales por qué su cultura de trabajo te ha atraído a la empresa.

8 signos de que tienes más influencia en tu trabajo de la que pensabas

6. Decir que tienes muchos contactos

Poseer una amplia red de contactos es útil, pero, ¿puedes acceder a las personas adecuadas e involucrarlas para que actúen? Muestra cómo tu red específica sería beneficiosa para las prioridades de la compañía. Transmite cómo desarrollarías relaciones con personas que necesitas conocer.

Lo más importante que puedes hacer para prepararte para una entrevista o una llamada de ventas es prepararte para escucharlos. Pasa unos momentos respirando profundamente antes de entrar en la oficina. Medita. Reflexiona sobre lo bien que escuchas. No te imagines que todo el mundo va a estar mirándote en la reunión.

Eso te pondrá nervioso. Sé todo oídos. Imagínate a ti mismo como un inquisidor que está ahí para averiguar los hechos. A medida que descubras los hechos y entiendas la situación, tu estrategia para ayudarlos como líder servidor se hará más clara. Cuando te conviertes en un proveedor de soluciones, todas las banderas rojas desaparecen.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar