5 formas de motivar a tus hijos durante el confinamiento
Página principal Estilo de vida, Consejos, Coronavirus
Tema de actualidad
22 Abril
613 613

Los padres siempre han ayudado a sus hijos con los deberes y se han asegurado de que estos cumplan con todas sus responsabilidades, sin embargo, las interminables horas que estamos pasando confinados en nuestros hogares debido a la pandemia del coronavirus están dando lugar a la aparición de nuevos retos.

Después de un desastre como un huracán o un incendio, fijar una estructura es importante para mantener la consistencia y el sentido de control tanto para los padres como para los hijos. Esto incluye la creación de un programa, y la comunicación de unas expectativas y directrices claras sobre cosas como el tiempo que se puede pasar delante de una pantalla.

Pero, ¿qué deben hacer los padres para conseguir que sus hijos sigan el horario establecido y cumplan con sus responsabilidades evitando los berrinches?

Estas son algunas estrategias que puedes seguir para que las cosas vayan como la seda en casa durante este largo periodo de confinamiento.

1. Involucrar a los hijos en la creación de horarios

Cuando los hijos participan en la creación de directrices y horarios, es más probable que crean que las directrices son importantes, las acepten y las sigan sin rechistar.

Los padres pueden organizar una reunión familiar con el fin de involucrar a los hijos. En esta reunión, los padres pueden discutir el horario y pedir a sus hijos su opinión sobre las decisiones como a qué hora hay que estar despierto y listo, cuándo sería mejor hacer descansos de los deberes del colegio y cuál es el lugar estipulado para que cada miembro de la familia se dedique a sus tareas de estudio.

No todas las ideas serán factibles, ya que por ejemplo, es posible que tus hijos crean que despertarse para la hora del almuerzo sea suficiente. Sin embargo, cuando los padres escuchan las ideas de sus hijos, esto les ayuda a ser dueños de su comportamiento y a estar más involucrados en lo que están haciendo.

Es posible que haya opiniones muy diferentes. Los padres pueden negociar con sus hijos para que al menos algunas de las ideas de los hijos sean aceptadas. Resolver conflictos es una de las habilidades más importantes que los niños deben aprender, y de quién mejor que de sus padres.

2. Permitir a los hijos tomar algunas decisiones

Aunque es cierto que los deberes del colegio y las tareas de casa son ineludibles, tener alguna opción sobre cómo se realizan puede ayudar a los niños a sentirse menos presionados y coaccionados.

Los padres pueden presentar algunas tareas que se deben hacer en casa para que los hijos elijan la que prefieran. También pueden elegir cuándo o cómo las realizan: ¿quieren lavar los platos antes o después de ver la tele? Adelante, no se lo prohíbas.

Los padres también pueden dar a sus hijos opciones sobre qué actividad divertida les gustaría hacer al final del día o para descansar de sus tareas del colegio.

3. Escuchar y proporcionar empatía

Los hijos suelen mostrarse más abiertos a escuchar lo que necesitan hacer si sienten que sus propias perspectivas son comprendidas. Los padres deben dejar ver a sus hijos que son conscientes, por ejemplo, de que no es divertido estar en casa y de que echan de menos salir a jugar con sus amigos.

10 cosas que los padres mentalmente fuertes hacen con sus hijos

Los padres pueden comenzar una petición con una declaración de empatía. Por ejemplo, "Sé que parece que vestirse es una tontería porque estamos todo el día en casa. Pero hacerlo forma parte de la rutina que todos hemos decidido". Aunque no estén de acuerdo con la perspectiva de tu hijo, cuando los padres muestran que lo entienden, la cooperación mejora, así como la relación padre-hijo.

4. Dar razones por las que las reglas son así

Cuando los padres dan razones por las que piden algo, los niños pueden comprender mejor la importancia de actuar de una forma determinada. Las razones serán más efectivas cuando sean significativas para los niños en términos de sus propios objetivos. Por ejemplo, un padre puede decir que dividir las tareas familiares ayudará a que todos tengan más tiempo para hacer actividades divertidas después de cenar.

5. Resolver problemas juntos

No todo irá bien, ya que habrá momentos de frustración, enfados y gritos. Cuando las cosas no van según lo esperado, los padres pueden intentar resolver los problemas conjuntamente con sus hijos, lo que significa recurrir a la empatía, identificar el problema y encontrar formas de resolverlo todos juntos.

Todas estas prácticas pueden ayudar a los hijos sentirse más dueños de su comportamiento, lo que a su vez les animará a cooperar.

Sin embargo, estas estrategias requieren tiempo y paciencia, algo que no es realmente fácil de conseguir en periodos de estrés como este. Los estudios han demostrado que es más probable que los padres griten, exijan y amenacen cuando el tiempo es limitado, están estresados o se sienten preocupados por el rendimiento de sus hijos. Esa es la razón por la que es tan importante que los padres encuentren tiempo para su propio autocuidado y rejuvenecimiento, ya sea dando un paseo, haciendo ejercicio, meditando o escribiendo en un diario. Si bien una pandemia u otro desastre presenta desafíos para los padres, el uso de estrategias de motivación puede ayudar a los padres a proporcionar un entorno más tranquilo y eficaz que también facilite una relación positiva entre padres e hijos.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar