5 lecciones sobre la vida que debes aprender
Página principal Estilo de vida, Crecimiento personal, Consejos

Las cosas que puedes conseguir en la vida están limitadas por las historias que te cuentas a ti mismo.

La vida es una experiencia de aprendizaje, sin embargo, no es lineal.

Aunque el viaje de cada uno es diferente, hay lecciones aprendidas, principios fundamentales y mejores enfoques para los obstáculos comunes a los que todos nos enfrentamos.

Los psicólogos, terapeutas y científicos del comportamiento poseen un amplio conocimiento gracias a la gran cantidad de personas con las que hablan a diario.

Las siguientes son unas importantes ideas que los psicólogos han obtenido a lo largo de años de práctica, unas lecciones que han influido en la forma en la que abordan su trabajo y sus propias vidas. Estas se basan en la investigación moderna y pueden ayudar a mejorar tu vida.

1. La vida es un regalo

La vida nos ofrece el privilegio, la oportunidad y la responsabilidad de hacer más de lo que saca lo mejor de nosotros y proporcionar valor a los demás. Las posibilidades son infinitas, si tienes la perspectiva y la mentalidad adecuadas para vivirla.

Cada mañana es un regalo que nos da la vida que debe ser apreciado y celebrado. Si eliges estar completamente despierto ahora mismo, puedes aprovechar el día al máximo.

El día de hoy no es algo que puedas devolver - elige hacer grandes recuerdos de cada momento que tengas.

50 lecciones de vida de 50 grandes pensadores

"Después de aconsejar a innumerables clientes a través del dolor y la pérdida, una bendición de este trabajo es la conciencia de lo precioso que es el tiempo", dice la terapeuta Joyce Marter, fundadora de Urban Balance, un consultorio de asesoramiento de Chicago.

La psicoterapeuta Susan Lager ha aprendido una lección similar. "La vida está llena de incertidumbre y no ofrece promesas, así que vive cada día sin un sentido de derecho, tratándolo como un regalo precioso". "Despierta cada día y date cuenta de que tienes el día de hoy para vivir tu vida al máximo".

2. Tus propias metas son mucho más importantes que las de cualquier otra persona

Los seres humanos están motivados por lo que les excita. La realización se está convirtiendo rápidamente en la principal prioridad para la mayoría de nosotros.

Millones de personas todavía tienen problemas para encontrar lo que están destinados a hacer. Lo que les excita, les hace perder el sentido del tiempo y saca lo mejor de ellos.

"La gente está motivada por lo que les excita, les asusta, lo que sueñan, etc. Aunque alguien puede estar motivado a corto plazo por lo que otras personas quieren para él (incluyendo su terapeuta), esto no suele ser lo suficientemente poderoso como para ayudar a motivarlos a tomar mejores decisiones cuando se encuentran en situaciones difíciles", explica Karen Arluck, psicoterapeuta clínica.

¿Cuál es tu razón para levantarte por las mañanas? Perder el propósito o la razón de estar entusiasmado con la vida puede tener un efecto perjudicial.

Descubrir tus propias razones para vivir (lo que los japoneses llaman ikigai) puede proporcionarte satisfacción, felicidad y ayudarte a vivir más tiempo.

3. Las cosas que puedes conseguir en la vida están limitadas por las historias que te cuentas a ti mismo

Cómo te hablas a ti mismo afecta profundamente a la dirección de tu vida.

Las historias que te cuentas a ti mismo forjan tu identidad propia, dan sentido a tu vida, te ayudan a darle sentido al mundo y a guiar tus acciones.

7 lecciones que las personas de éxito han aprendido a los 35 años

Algunas personas se toman la vida como si hubiera un desastre acechando a la vuelta de cada esquina. Otras se la toman como si el mundo estuviera diseñado para su beneficio, y cuando algo malo pasa, encuentran una razón para seguir adelante.

Las personas ansiosas suelen explorar solo los aterradores "y si". No olvides que no hay ningún obstáculo que no pueda ser convertido en una oportunidad.

Cómo interpretas y representas el mundo en tu mente influye en tus acciones más de lo que crees. "Lo que podemos lograr está limitado por las historias que nos han contado sobre nosotros mismos, convirtiéndose en nuestra narrativa interna y sentido de identidad", dice Jonathan Schnapp, un psicoterapeuta.

Siempre debemos intentar encontrar la mejor versión de cualquier historia que nos haga sentir esperanzados.

Cambiar tu historia puede cambiar tu vida. La calidad de tus pensamientos puede fácilmente afectar a la calidad de tu vida. Eres más que capaz de crear una mejor historia sobre ti mismo.

4. Las preocupaciones no solo son inútiles sino que también te roban el presente

Preocuparse por algo en círculos interminables es agotador. Conduce a una grave angustia emocional.

"Hay personas que tienen niveles de pensamiento excesivo que son simplemente patológicos", dice la psicóloga clínica Catherine Pittman, profesora adjunta del departamento de psicología del Saint Mary's College en Notre Dame, Indiana (EE. UU.).

La preocupación constante, el pensamiento negativo y la expectativa de lo peor pueden afectar a tu salud física y emocional.

Para superar la preocupación, cambia tu preocupación de los problemas a largo plazo a las rutinas diarias/acciones que resolverán los problemas.

También puedes reconocer tus preocupaciones y sacártelas de la cabeza anotándolas.

La vida es demasiado corta como para desperdiciarla preocupándote por cosas que no puedes controlar. No importa a dónde vayas, estate donde estés. Despréndete del pasado y del futuro para disfrutar del presente de forma plena.

5. Mejorar las habilidades de regulación emocional puede mejorar el bienestar a largo plazo

Las emociones son una gran parte de nuestras vidas - nuestras emociones dictan en gran medida nuestros pensamientos, intenciones y nuestras acciones.

Cuando tus emociones están bajo control, puedes conscientemente ponerte en el mejor estado que te permita estar en una posición, y en una situación, en la que puedas tomar mejores decisiones.

Las investigaciones sugieren que las emociones positivas, como la felicidad, la comodidad, la satisfacción y el placer, nos ayudan a tomar decisiones, nos permiten considerar un conjunto más amplio de opciones y decidir más rápidamente.

Las emociones intensas pueden abrumar fácilmente nuestras mentes racionales y ejercer un fuerte impacto en nuestro comportamiento.

Las emociones negativas, como la ira, la envidia o la amargura, suelen salirse de control, especialmente inmediatamente después de haber sido desencadenadas.

Cuando actuamos en nuestras emociones demasiado rápido o actuamos en los tipos de emociones equivocadas, solemos tomar decisiones de las que acabamos arrepintiéndonos.

La regulación de las emociones significa practicar algo conocido como control de los impulsos.

Utiliza la regla de los 60 segundos para controlar tus emociones. La Dra. Amelia Aldao, doctora, terapeuta y fundadora de Together CBT, una clínica especializada en terapia de grupo para la ansiedad, el TOC, el estrés y la depresión en la ciudad de Nueva York, recomienda que esperemos 60 segundos antes de hacer algo para obtener un mejor control de nuestras emociones. Amelia ha pasado más de una década estudiando cómo las personas pueden regular mejor sus emociones.

"Eso es todo; tan simple como eso: Tan solo hay que esperar. Presiona el botón de pausa. No hagas nada", escribe. "En particular, no sigas lo que la emoción te dice que hagas: No envíes ese mensaje enfadado, no rechaces esa invitación para presentarte en el trabajo, no le digas a tu posible cita que estás muy ocupado esta semana, no envíes ese correo pasivo-agresivo a tu jefe. Simplemente no lo hagas", explica.

Para superar ese sentimiento fuerte sin actuar rápidamente, Amelia recomienda que intentemos permanecer con la emoción y no actuar de inmediato.

Cómo abordas la vida dice mucho sobre quién eres. Una gran parte de tener una vida de éxito se basa en aprender a gestionar los desafíos que te lanza la vida. Las mayores lecciones que aprendemos en la vida no se enseñan en la escuela sino en la vida misma.

Recuerda lo que Napoleón Hill dijo en una ocasión: "Eres el dueño de tu destino. Puedes influenciar, dirigir y controlar tu propio entorno. Puedes hacer de tu vida lo que quieras que sea". La forma en la que respondes a todo lo que te rodea está siempre dentro de tu control.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar