10 técnicas para conectar mejor con los demás
Página principal Estilo de vida

¿Deseas ser capaz de conectar mejor con la gente y forjar relaciones profundas y duraderas? Te contamos cómo puedes conseguirlo.

1. Fijar restricciones de tiempo artificiales

Piensa en la última vez que un extraño haya empezado una conversación contigo. Seguramente te sintieras incómodo. Esto no es una coincidencia. Como mecanismo de supervivencia, estamos conectados para identificar si la gente que nos rodea es una amenaza o no.

Por suerte, existe una forma realmente simple de hacer que la gente se sienta más cómoda: hacerles saber que no vas a quitarles mucho tiempo.

El primer paso en el proceso de desarrollar una gran relación y tener grandes conversaciones es hacer saber a la otra persona que hay un final a la vista, y que está muy cerca.

2. Acomodar los elementos no verbales

Adoptar una postura de superhéroe con la barbilla alta nos da un empujón de confianza. Sin embargo, al conocer nuevas personas, esto también puede resultar intimidante, cuando en realidad lo que deseamos es parecer lo más cómodos y menos amenazantes posible.

Para conseguirlo, recuerda las siguientes sugerencias:

Inclina un poco la cabeza hacia un lado y deja caer la barbilla un poco para no correr el riesgo de mirar a la gente por encima del hombro.

Párate en un ángulo o un poco a un lado para darle a la gente libertad de movimiento para que no se sientan atrapados.

Y por supuesto, sonríe.

3. Hablar más lentamente

Imagínate que alguien se te acerca en la calle, te bloquea el paso poniéndose directamente delante de ti y empieza a hablar rápidamente. Ahora imagina que la misma persona se acerca a ti pero en vez de interponerse en tu camino y hablar a mil por hora, se para un poco a tu lado y habla de una forma calmada.

Seguramente, en el primer caso tu radar interno estaría en alerta roja, mientras que en el segundo escenario te sentirías bastante más relajado.

15 ideas que pueden transformar tu vida

Las investigaciones han demostrado que hablar rápidamente en determinadas situaciones puede darte credibilidad e incluso hacerte parecer más inteligente. El objetivo, sin embargo, cuando se conoce gente nueva es hacer que se sientan cómodos. Para conseguirlo es mejor hablar más despacio de lo normal y hacer pausas con el fin de darle a la gente espacio para digerir lo que estamos diciendo.

4. Pedir u ofrecer ayuda

Piensa en algún momento en el que alguien te haya pedido un favor rápido. Puede que te pidieran que les guardaras el puesto en una cola o que les ayudaras a subir su equipaje al tren.

Si eres como la mayoría de la gente, estarías encantado de ayudar y en algunos casos, esto incluso llevó a un rápido intercambio amistoso.

La mejor herramienta para conocer gente es pedir ayuda o ser de ayuda.

Como seres humanos, estamos condicionados biológicamente para acomodar las solicitudes de asistencia. La compulsión se basa en el hecho de que nuestros antiguos antepasados sabían que si no proporcionaban asistencia cuando se les pedía, no se les concedería asistencia si la solicitaban en una fecha posterior.

5. Suspender el ego

Dejar el ego a un lado y centrarte únicamente en los deseos, necesidades y opiniones de la gente que te rodea no siempre resulta fácil. Sin embargo, vale la pena tenerlo en cuenta. A la mayoría de la gente no le importa tanto tu historia como la suya propia, y ciertamente no les gusta ser corregidos.

Las personas que permiten que otros sigan hablando sin tomar su propio turno son generalmente consideradas como los mejores conversadores. No solo eso, sino que las personas capaces de suspender sus egos también son buscadas cuando los amigos o la familia necesitan que alguien les escuche sin juzgarlos.

Aborda cada conversación como una oportunidad de aprendizaje. Busca las historias de los demás. Recuerda que las cosas buenas suceden cuando priorizamos nuestros dos oídos sobre nuestro ego.

6. Validar a los demás

Oprah Winfrey ha compartido durante uno de sus espectáculos su secreto para hacer que la gente se abra a ella: "He hablado con casi 30.000 personas en este programa y las 30.000 tenían una cosa en común. Todos querían validación".

Para empezar a construir tu músculo de validación, ten en cuenta los 3 puntos siguientes:

Escuchar: La forma más rápida de mejorar tu capacidad de escucha es simplemente poner tu propia agenda en espera.

Amabilidad: De nuevo, esto no tiene que ser algo grande. Pequeños gestos como ofrecer a alguien un chicle, un pañuelo o incluso un desinfectante de manos pueden ayudar a crear una relación.

Validar los pensamientos y las opiniones: Cuando alguien dice algo con lo que puedes no estar de acuerdo, en lugar de ponerte a la defensiva, di una variación de esta frase en su lugar: "Oh, eso es realmente interesante. Nunca lo había escuchado de esa forma. Ayúdame a entenderlo. ¿Cómo se te ha ocurrido?"

7. Preguntar... ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué?

Imagínate que recibes un correo electrónico en el que se te pide que mantengas una conversación con alguien cuyo trabajo admiras mucho. Antes de la llamada, es posible que estés nervioso y anotes un montón de preguntas para ayudarte a sentirte más preparado. Sin embargo, cuando terminas la llamada te das cuenta de que no has tenido la oportunidad de formular ninguna de las preguntas. La razón de esto es simple: la otra persona ha mantenido el enfoque completamente en ti.

Cómo la comunicación positiva puede ayudar a mejorar las situaciones negativas

Una vez que el individuo al que se apunta en la conversación suministra más palabras y pensamientos, un gran conversador utilizará el contenido dado y seguirá haciendo preguntas abiertas sobre el mismo contenido.

8. Conectar con el quid pro quo

Hay dos casos en los que el quid pro quo (también conocido como dar un poco para obtener un poco) puede ser útil:

  • Cuando alguien es muy introvertido, cauteloso o ambas cosas.
  • Cuando alguien se da cuenta de lo mucho que ha estado hablando, y de repente se siente incómodo.

Recuerda esto la próxima vez que hables con alguien que sea reservado. Al filtrar detalles sobre tus propias experiencias, puede que descubras que están abiertos a seguir hablando de las suyas.

Ten cuidado de no abusar de esta técnica, ya que corres el riesgo de que la conversación se dirija más hacia ti cuando el foco de atención debería estar siempre en la otra persona.

9. Dar regalos (altruismo recíproco)

La suspensión del ego y la entrega de regalos son las piedras angulares de las personas a las que se les da bien construir relaciones.

Los cumplidos sinceros siempre son agradables. Lo mismo ocurre con los mensajes de seguimiento después de conocer a alguien o estar atento y ofrecer a alguien un regalo material como un chicle, tal y como hemos mencionado antes.

Sin embargo, uno de los regalos más valiosos que podemos dar a otro ser humano es nuestro "enfoque". Después de todo, como seres humanos, a todos nos gustan cosas diferentes, pero una de las pocas cosas que tenemos en común es que nos encanta saber que nuestra voz se escucha y que somos realmente vistos.

10. Gestionar las expectativas

Todos hemos experimentado en algún momento u otro en nuestras vidas la sensación de entrar en una conversación con altas expectativas y acabar sintiéndonos decepcionados. También hemos experimentado la otra cara de la moneda, donde estaba claro que la persona con la que hablabas quería algo de ti.

Todos tenemos cosas que hacer. La clave para construir la confianza con la gente, sin embargo, es poner nuestros propios deseos, necesidades, sueños y opiniones en espera para aprender mejor sobre la persona con la que estamos hablando. Después de todo, las personas más valiosas se toman el tiempo para comprender lo que otras personas valoran.

Por favor, describa el error
Cerrar