3 mentiras que la cultura de los trabajos secundarios te hace creer
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

Nadie habla de las consecuencias imprevistas que la economía colaborativa está introduciendo silenciosamente.

Para algunas personas, el trabajo secundario es algo que se puede hacer en el tiempo libre y que es más productivo que ver Netflix o Disney+. Para otros, es la nueva tarjeta de crédito. Y para todos los demás, se ha convertido en la nueva normalidad. Al fin y al cabo, si no tienes una, es probable que estés financiando la de otra persona.

El atractivo del trabajo secundario es que promete una vida de libertad y flexibilidad, o de control. Es algo así:

  • "Tienes un potencial de ingresos ilimitado, así que si quieres irte de viaje, solo tienes que actuar durante unas horas".
  • "¿Quieres ese traje nuevo? Vende algunas cosas".
  • "¿Quieres el último teléfono? Hazte con él. Al fin y al cabo, todo el mundo tiene tiempo libre que desperdicia, así que aprovecha ese tiempo y gana algo de dinero extra. Sé productivo. Tú tienes el control, así que hazlo realidad: levántate y machácate y hazlo".

Los expertos llaman a esto la economía de los gigas y en 2019, de acuerdo con un estudio encargado por Upwork y el Sindicato de Freelancers, el 35% de la fuerza de trabajo estadounidense formaba parte de ella, un aumento con respecto a los cinco años anteriores. Eso significa que 57 millones de estadounidenses trabajaban por cuenta propia a tiempo parcial o completo cobrando por su tiempo, habilidades, posesiones o experiencia. Para que se hagan una idea, son más personas que la población de Canadá, Liberia, Grecia y Puerto Rico juntas.

Lo sorprendente de todo esto es lo rápido que ha crecido la economía colaborativa. ¿Te puedes creer que el 68% de todos los trabajadores de gigas encuestados se unieron a la economía de gigas en los últimos cinco años? Se están observando tendencias similares en Canadá, el Reino Unido y Australia, donde la creciente economía colaborativa sigue afectando a la vida cotidiana.

A pesar de que las noticias cubren cómo la economía colaborativa puede ser tanto positiva como negativa para tu salud mental, nadie habla de las consecuencias no deseadas que este rápido cambio en la cultura está introduciendo silenciosamente.

4 pasos para mejorar tu salud mental si acabas de perder el trabajo

A primera vista, el brillo y el glamour de un estilo de vida de trabajo secundario suena muy bien. Después de todo, tienes el control y eres el dueño de tu futuro. Sin embargo, bajo la superficie, la historia es muy diferente. La economía colaborativa está cambiando nuestra forma de pensar sobre el trabajo, la vida y el amor, alimentando una serie de mentiras sobre nosotros mismos.

Aunque estas mentiras parecen inofensivas debido a que no son abiertamente dañinas, malvadas o injustas, en realidad son bastante peligrosas porque mezclan la verdad y la falsedad con la intención sutil y deliberada de engañar. A continuación de contamos cómo:

1. Eres lo que haces

De niños, nos preguntan qué queremos hacer cuando seamos mayores. De adultos, nos preguntan qué hacemos para trabajar. Y al final de nuestras vidas, se nos mide por lo que hemos hecho. No es de extrañar, pues, que nos creamos esa mentira de que somos lo que hacemos. Pero una vida de hacer no tiene fin. Hacer no resulta en hacer. Solo lleva a hacer más cosas. De hecho, no hay ninguna insignia de honor en una vida de hacer: solo agotamiento y desesperación.

2. Eres lo que experimentas

Las experiencias se han convertido en la nueva moneda. Acumular cosas y conseguirlas ya no tiene tanto valor. Incluso cuando compramos esas cosas nuevas, a menudo lo hacemos por las experiencias que nos ayudarán a crear. El problema es que las experiencias son temporales, y una vida impulsada por conseguir más, hacer más y tener más experiencias solo te llevará a un camino que quizás ya conozcas: una vida de comparación llena de celos y envidia.

3. Eres quien conoces

Esta mentira de que eres quien conoces es muy engañosa. A primera vista, aunque los smartphones e Internet parecen aumentar nuestra conexión con los demás, en realidad están haciendo todo lo contrario. Están agravando los problemas de desconexión, aislamiento y soledad. El hecho es que estamos más desconectados que nunca. Y una vida construida sobre esta mentira no conduce a lo que promete: mayores niveles de conexión significativa con los demás. Irónicamente, en realidad produce exactamente lo contrario: aislamiento.

Lo que haces, lo que experimentas y a quién conoces desempeñan un papel fundamental en la forma en la que te ves a ti mismo y afrontas el trabajo, la vida y el amor, pero no son la forma de verte a ti mismo porque todas se quedan cortas. Son incompletas precisamente porque son medias verdades, o mentiras.

Cómo ser el mejor en tu trabajo aunque lo odies

No hay nada malo en tener un negocio paralelo. Pero ir por ahí pensando que eres inmune a las consecuencias no deseadas de ello es increíblemente ingenuo y perjudicial, tanto para ti como para los que te rodean.

Así que, antes de volver a tu negocio secundario, dedícale un momento a reflexionar sobre las formas sutiles en que está afectando a tu trabajo, tu vida y tu amor.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar