¿Por qué este CEO insiste en llevar a los candidatos a un puesto de trabajo a desayunar?
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

No se trata del bacon.

Cuando entrevistas a un posible candidato a un puesto de trabajo, ¿llevas a esa persona a desayunar? Debería hacerlo. Eso es lo que hace Walt Bettinger.

Como director ejecutivo de Charles Schwab Corporation, se puede decir que Bettinger es un tipo ocupado. Así que, cuando se trata de entrevistar a un candidato a un puesto de trabajo, se podría pensar que él, como muchos de nosotros, preferiría hacerlo en la oficina para mantener las cosas lo más productivas posible. Pero no es eso lo que hace. Lleva a sus candidatos a desayunar y les pone una pequeña trampa.

Bettinger llega al restaurante antes de tiempo y ofrece una buena propina al camarero por haber estropeado el pedido a propósito. Luego, cuando llega la comida y no es lo que el candidato pidió, lo observa con atención.

"¿Están molestos, frustrados o son comprensivos? La vida es así, y los negocios son así", dijo a The New York Times en 2016. "Es solo otra forma de mirar dentro de tu corazón en lugar de tu cabeza".

¿Eres capaz de hacer frente a los contratiempos?

A veces las cosas no salen como se planean. Los proyectos salen mal. Los materiales no se entregan. La gente rompe sus promesas. "Todos vamos a cometer errores", dice Bettinger. "La cuestión es cómo vamos a recuperarnos cuando los cometamos, y si vamos a ser respetuosos con los demás cuando los cometan".

De Putin a Musk: ¿Qué desayunan 15 de las personas más influyentes del mundo?

Como propietario de un negocio, me cuesta contratar. Pero quizás me estoy centrando en las cosas equivocadas. En lugar de las cualificaciones y la experiencia de un candidato - ambas importantes -, tal vez debería prestar igualmente atención a otra cosa: el carácter de la persona. Siempre se puede enseñar a alguien a hacer un trabajo. Pero no se puede enseñar eso.

La corporación Charles Schwab no es diferente de tu negocio o del mío. Todos prestamos un servicio a nuestros clientes y la actitud de las personas que empleamos refleja directamente los valores de nuestra empresa. ¿Quieres que represente a tu empresa alguien que se comporta como un imbécil con el camarero de un restaurante solo porque ese camarero ha cometido un error? ¿Es ese el tipo de persona que quieres en tu equipo?

Así que la próxima vez que me plantee contratar a alguien nuevo, creo que haré lo que hace Walt Bettinger: llevarle a desayunar primero y jugar al juego del "pedido equivocado". También observaré cómo responden al camarero. Resulta que el desayuno no solo puede ser la comida más importante del día para mi nutrición. También puede ser la comida más importante del día para mi empresa.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar