Cómo mejorar la salud mental en las startups
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

Es hora de hablar de cómo pueden ser entornos difíciles para fundadores y empleados.

Uno de cada cinco adultos estadounidenses sufrirá una enfermedad mental en un año determinado, y para uno de cada 25 - o sea, 11,2 millones de estadounidenses - esa enfermedad será lo suficientemente grave como para interferir en su vida cotidiana y sus relaciones. El 20% ya es una cifra elevada, pero la organización sin ánimo de lucro Open Sourcing Mental Illness sugiere que ese porcentaje es aún mayor entre la población del sector tecnológico.

No debería ser una sorpresa si nos detenemos a pensar en ello. Todos hemos oído hablar de la melancolía de los fundadores, y mucha gente de la tecnología trabaja en startups, que exigen muchas horas y a menudo son poco estables. Aunque nuevos libros como Unstoppable, del fundador de Grasshopper, David Hauser, ofrecen un marco para ser productivo y mantener un estilo de vida saludable, muchos empresarios y ejecutivos no son conscientes de cómo su negocio puede afectar a la salud física y mental.

Con tantas personas afectadas por una mala salud mental, se podría pensar que las políticas progresistas de RRHH y la mentalidad abierta de la cultura de las startups abordarían el problema con una solución innovadora, pero el tema sigue estando estigmatizado en muchas organizaciones. Incluso hoy en día, a menudo es una discusión para la vida en casa, no en el trabajo.

A pesar de que las conversaciones sobre salud mental deben tener lugar en la oficina, primero tenemos que cambiar la forma en la que pensamos y hablamos de nuestra salud, y punto.

¿Por qué no hablamos de salud mental?

La salud mental tiene más visibilidad que nunca. ¿Por qué sigue siendo tan difícil mantener estas conversaciones? Algunos segmentos de nuestra sociedad siguen viendo incorrectamente la mala salud mental como una debilidad personal. Como no nos interesa compartir nuestras debilidades con nuestros compañeros y jefes, no es algo de lo que hablemos en el trabajo. Sin embargo, el estigma que rodea a la salud mental va más allá de parecer o sentirse débil.

Muchos diagnósticos de salud mental no son los trastornos típicamente caracterizados como enfermedad (por ejemplo, esquizofrenia, trastorno límite de la personalidad, etc.). En su lugar, abarcan afecciones graves pero menos visibles, como el trastorno de ansiedad generalizada o el trastorno depresivo mayor. Es posible que ni siquiera tus compañeros de trabajo más cercanos puedan darse cuenta de que tienes problemas, y cuando se enteran, sus reacciones pueden ir desde la incredulidad hasta la vergüenza. Tenemos que cambiar el tono de esa conversación.

Enfoque práctico: cómo hablar de la salud mental

Empezar una conversación significativa sobre la salud mental requiere un liderazgo de arriba abajo. En primer lugar, los datos muestran que la mala salud mental no discrimina entre los directivos y el personal habitual. Todo el mundo debe ser consciente de que puede afectar incluso a los sospechosos más improbables, incluidos nuestros fundadores (que declaran tener problemas de salud mental en un porcentaje del 72%).

3 consejos de los fundadores de empresas para preservar tu salud mental

Respetar el equilibrio y los límites entre la vida laboral y la personal, empezando por la cúpula directiva, es fundamental para avanzar en el programa de salud mental. Un ejemplo típico es no esperar una respuesta a un correo electrónico a las 2 de la mañana. Si un miembro del equipo está de vacaciones, anímale a desinstalar Slack hasta que vuelva. Parece sencillo, pero a muchas empresas les cuesta desvincularse de sus empleados.

Aunque nos enseñaron a confiar en la creencia de Elon Musk de que "nadie cambió el mundo con 20 horas a la semana", también debemos considerar que las compensaciones podrían tener impactos negativos a largo plazo en un negocio. Nada mina tanto la moral como la mala salud de los miembros del equipo. Depende de nosotros, como líderes, establecer la línea entre la dedicación a los objetivos de la organización y los comportamientos poco saludables.

Una nueva organización, Activated, es un ejemplo de cómo los directores ejecutivos y los fundadores pueden crear y dirigir una comunidad centrada en la salud como medio para estimular la innovación. Los líderes a menudo sienten que es una necesidad parecer sobrehumanos. Eso atrae al talento y a los inversores, y tener un buen aspecto nos hace sentir bien. En realidad, la propia vulnerabilidad puede ser una ventaja porque te convierte en un mayor aliado de los miembros del equipo que tienen dificultades. Los equipos que te ven "haciéndolo todo" como si hubieras nacido capaz pueden sentir que no vas a entender o aceptar sus luchas. Por supuesto, los líderes deben ser inspiradores, pero también deben ser humanos.

La conversación empieza por nosotros

El mundo de las startups tiene un problema con la forma en que aborda la salud mental, pero el problema no se arreglará solo. Como líderes del sector, depende de nosotros crear culturas descendentes que aborden esta crisis y eviten contribuir a ella mediante culturas laborales tóxicas y actitudes anticuadas hacia la salud. Solo podemos empezar la conversación liderándola, y juntos podemos hacer de nuestras empresas lugares de trabajo seguros y saludables, para mayor beneficio de nuestros objetivos a largo plazo.

5 razones por las que los empresarios sufren problemas de salud mental

Puede que la industria de las startups gire en torno a las innovaciones y las nuevas tecnologías, pero detrás de cada innovación pionera están los seres humanos que la idearon. Tenemos que dedicarles tantos recursos como a nuestros productos.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar