Por qué la cultura de la prisa puede ser tóxica para tu empresa
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

Desmontamos un mito moderno sobre la productividad de las empresas.

Hay dos tendencias que compiten por el alma de los millennials. Por un lado, está el tan documentado compromiso con el ajetreo. Por otro lado, hay una reacción a la cultura del ajetreo. En otras palabras, el compromiso con las largas horas de trabajo duro para conseguir el éxito ha sido ampliamente celebrado, pero ¿se está convirtiendo esta tendencia en algo tóxico y está obstaculizando los objetivos empresariales?

A continuación te contamos por qué glorificar la adicción al trabajo puede ser peligroso para tu bienestar físico y mental, así como potencialmente perjudicial para tu negocio.

1. La cultura del ajetreo crea expectativas insostenibles

Por ejemplo, está esta imagen que circuló por Twitter el pasado otoño, en la que se podía leer: "No pares cuando estés cansado. Detente cuando hayas terminado". Puede sonar admirablemente duro y valiente, pero no es un enfoque sostenible. Si nunca paras cuando estás cansado, simplemente estás trabajando hasta el agotamiento. Incluso si consigues mantenerlo durante algún periodo de tiempo, es imposible que seas capaz de hacerlo a largo plazo.

2. Fomenta un estilo de vida poco saludable

La falta de sueño es una epidemia, incluso en el mundo de los negocios, donde afecta aproximadamente a la mitad de los directores ejecutivos. El impulso constante de seguir trabajando solo crea más obstáculos para un sueño profundo y reparador. No todo el mundo necesita las mismas ocho horas completas cada noche, pero un déficit continuo no es algo que se pueda ignorar durante mucho tiempo. Tu cuerpo y tu mente simplemente no te lo permitirán.

La cultura del ajetreo también suele desalentar los hábitos nutricionales más saludables. Las opciones de comida rápida y basura empiezan a parecer más eficientes que cocinar, aunque las opciones más rápidas sean un combustible mucho menos beneficioso para tu cuerpo. Con el tiempo, esto puede provocar desnutrición y falta de energía.

8 sutiles señales de que trabajas en una oficina tóxica

Luego está el ejercicio físico. El aumento del número de horas que los trabajadores pasan sentados ante una pantalla de ordenador ha acompañado un incremento de los llamados trastornos del estilo de vida, o condiciones que pueden tratarse con cambios en la rutina diaria, como el ejercicio. Puede que pasar muchas horas sentado en el trabajo no sea tan malo como fumar cigarrillos, pero desde luego no es lo ideal.

3. La cultura del ajetreo es agotadora

Es un hecho que todos tenemos las mismas 168 horas cada semana, ni más ni menos. Trabajar siempre significa esforzarse por algo, sin dedicar tiempo a otras actividades que hacen que la vida merezca la pena. No importa lo mucho que trabajemos o la eficiencia con la que lo hagamos, nunca podremos crear más tiempo. Por cada tarea que elegimos hacer, debemos renunciar a otra cosa. Es un juego de suma cero.

Así que si constantemente eliges actividades relacionadas con el trabajo en busca del todopoderoso ajetreo, eso significa que has renunciado a otra cosa que podría ser más gratificante o saludable en términos de tu paz y bienestar general.

4. La cultura del ajetreo fomenta el agotamiento

Ciertamente, hay momentos y lugares (muchos, en realidad) en los que quemar la vela por los dos extremos es obligatorio si quieres dar en el clavo y alcanzar tus objetivos. Sin embargo, no tomarte nunca tiempo para relajarte y disfrutar del mundo que te rodea es una receta para la fatiga y la ansiedad, que puede conducir al agotamiento.

El agotamiento no es una experiencia poco común, especialmente entre los empresarios. Como grupo, los empresarios son particularmente propensos a recibir diagnósticos de salud mental que pueden indicar agotamiento.

5. La cultura de la prisa engendra un sentido tóxico de la competencia

Si fomentas una cultura ambiental de "siempre apresurarse, todo el tiempo", puedes estar preparándote a ti mismo y a tus empleados para un desarrollo potencialmente peligroso: un sentido tóxico de competencia entre compañeros de equipo.

10 señales de que una oferta de trabajo es demasiado buena para ser verdad

Esta tendencia radicalmente malsana hacia la competencia puede llevar a las personalidades fuertes a preguntarse si pueden "superar" a sus compañeros de trabajo. ¿Creen que eso es lo que más valoras como empresario? Si es así, muchos se esforzarán por conseguirlo.

Un poco de competencia no es algo malo. Ayuda a mantener a los trabajadores centrados y atentos. Sin embargo, cuando ganar se convierte en el único resultado aceptable, ese sano sentido de la rivalidad puede volverse profundamente peligroso para la productividad de la empresa y el bienestar individual. En ese momento, tendrás que encontrar formas de reorientar a tu personal hacia objetivos más unificados.

La conclusión es que las largas horas y el trabajo duro son importantes, e incluso necesarios, para los empresarios, sin embargo, centrarse demasiado en el afán de lucro crea una cultura insostenible de pánico y desesperación. Respeta el hecho de que, como seres humanos, todos tenemos limitaciones físicas, mentales y emocionales. Esfuérzate por fomentar una cultura que celebre el trabajo duro, pero que también aprecie y recompense a los empleados que se cuidan a sí mismos y apliquen límites razonables.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar