Por qué los empresarios no pueden permitirse ignorar su salud mental
Página principal Estilo de vida, Carrera y negocios

Los empresarios necesitan recordar y practicar activamente para ser unos luchadores.

"Todos mis amigos tienen trabajos seguros... Disfrutan de vacaciones. Yo sigo sin hijos, sin vacaciones, sin una carrera estable.... Me produce una inmensa inseguridad y preocupación si mi decisión de ser empresario fue realmente la correcta…".

"Invertí mis esperanzas, mi energía, mi juventud en mi startup y fracasó... Lo veo como mi propio fracaso, soy un fracasado".

"Hoy tengo éxito. Pero hay tanto que gestionar, tantas partes interesadas, empleados, inversores, competencia. También tengo una familia que tiene necesidades. Solo la cantidad de esfuerzo que se requiere me hace preguntarme si seré capaz de gestionar esto o simplemente me estrellaré".

Estas son algunas de las declaraciones de empresarios que acudieron a terapia, para su bienestar mental, porque la gran cantidad de presión, la incertidumbre, los ciclos de desesperanza que conlleva el espíritu empresarial, les estaban destrozando.

El espíritu empresarial es una profesión apasionante, célebre y solicitada. Más que una profesión, es una pasión de individuos que realmente desean cambiar el mundo a través de sus servicios, productos, ideas y tener un impacto duradero.

Sin embargo, con este lado brillante que es visible para todos, incluyendo a las personas que se embarcan en este viaje, el espíritu empresarial casi siempre tiene un lado doloroso y oscuro del que nadie habla abiertamente, que una persona que entra en este mundo desconoce o subestima enormemente.

5 razones por las que los empresarios sufren problemas de salud mental

Antes de que lleguen las riquezas, la celebración, la cobertura mediática, el frenesí, un emprendedor tiene que luchar con los fracasos diarios, la falta de recursos para sobrevivir, la presión de la familia y los amigos, el aislamiento social por falta de tiempo, a nivel personal.

Y en el plano profesional, una ardua tarea de convencer a la gente para que trabaje para ellos y se una a su visión y continúe con ella incluso cuando las adversidades le golpean, una tarea aún más dura para ganar clientes que nunca han oído hablar de ti, para mantenerlos contentos y seguir multiplicando su crecimiento, al tiempo que se consigue el acceso al capital sin el cual cualquier gran idea puede fracasar. Junto a esto, está el ataque de la competencia con tecnología más nueva, más dinero o cualquier combinación que pueda poner en grave riesgo la visión de un emprendedor. La vertiginosa velocidad a la que ocurre todo esto, estos cambios en la vida de un individuo que antes estaba encantado con su nueva idea, pueden desequilibrar a una persona y hacerla susceptible a una serie de problemas emocionales y de salud mental.

Algunos de los problemas emocionales y mentales más comunes a los que puede enfrentarse un empresario debido a la naturaleza de su trabajo son:

Depresión

Pasar por el duro ciclo de convertir un sueño en realidad, hacer frente a más rechazos y fracasos puede desesperar a una persona y, si esta no cuenta con el apoyo adecuado, es muy susceptible de caer en la trampa de la depresión, un grave trastorno de salud mental caracterizado por la desesperanza persistente, la falta de concentración, la disminución de la voluntad de trabajar y perseguir objetivos y el retraimiento social persistente.

Trastorno bipolar

Aunque el trastorno bipolar es un trastorno genético, los empresarios con altibajos como parte de su vida, con éxitos y fracasos y la naturaleza de montaña rusa de su trayectoria profesional, son más propensos a sufrir un trastorno bipolar, si tienen una predisposición genética. El trastorno bipolar hace que una persona pase por fases mentales altas y bajas. Rompe a quien lo padece porque, durante la fase alta, el empresario puede tomar decisiones temerarias y arriesgadas, sobrevalorar las propuestas y la fase baja puede romperle, incapacitarle para trabajar e incluso llevarle a tendencias suicidas.

Cómo mejorar la salud mental en las startups

Trastorno de ansiedad

La presión del rendimiento y la ansiedad por hacerlo mejor que nunca es lo que motiva a un empresario. Pero a través de los ciclos de incertidumbres, el miedo a fracasar, lidiar con muchos fracasos en el presente puede empujar a un empresario en un ciclo de preocupación interminable y falta de optimismo e imaginar lo peor. Esto es un trastorno de ansiedad y, si no se controla, no solo puede afectar a la calidad de vida de un empresario, sino también a su bienestar mental.

Disforia - un estado de insatisfacción generalizada con la vida

Este es, con mucho, el problema de salud mental más común al que se enfrentan los empresarios. Su energía a menudo no se corresponde con los resultados que obtienen, al menos al principio del viaje. O incluso cuando obtienen un éxito temprano, la sensación de no hacer lo suficiente después de una determinada etapa, golpea al emprendedor. Esta necesidad de sentirse bien, de hacer más y la percepción de no poder hacerlo, puede provocar descontento y desencanto con la vida. La disforia hace que el empresario sea vulnerable a la infelicidad crónica, al retraimiento social y a la disminución del placer de vivir.

El riesgo de ignorar estos problemas de salud mental que suelen afectar a los empresarios puede significar la pérdida de una vida personal feliz, de la vida laboral y la pérdida del sueño que hizo que la persona se convirtiera en empresario en un principio. Por lo tanto, para trabajar en el bienestar mental, los emprendedores necesitan recordar y practicar activamente el ser un luchador. ¡Pero los ganadores nunca se rinden! El mayor activo de un empresario es su mente. Todos los esfuerzos deben dirigirse a fortalecer tu poder. Todos los esfuerzos deben dirigirse a trabajar en tu bienestar mental.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar