El futuro de las criptomonedas en 2018: qué podemos aprender de Ripple y Tron
Página principal Finanzas, Criptomonedas, Altcoins, Blockchain

Ivan Kohut, cofundador y director técnico de la empresa de tecnología Perfectial, nos presenta dos escenarios notables del año pasado, que, en su opinión, deberían pasar a formar parte de la historia. El precio de los tokens Ripple y Tron se ha disparado en el pasado gracias a la emoción creada por los inversores que no entienden a qué se enfrentan. Para evitar este tipo de situaciones, los participantes del mercado deberían prestar este año más atención al estudio de la tecnología blockchain.

El mundo del blockchain se sumió en el caos en 2017. Hemos sido testigos de la publicidad que rodea a las ICOs, de impresionantes variaciones de precios del bitcoin, de la aparición de una tecnología nueva y potencialmente revolucionaria (intercambios descentralizados) y, por supuesto, de hackeos de importantes intercambios.

Pero, ¿qué le espera a esta tecnología en el futuro? ¿Será 2018 un año crítico en lo que respecta a la implementación del blockchain? Vamos a intentar responder a esta pregunta.

El ruido alrededor de Ripple

El token Ripple (XRP) valía 0,006 $ a principios de 2017. Ahora su precio fluctúa alrededor de 1 $.

En diciembre, el precio de la criptomoneda aumentó en más de un 1.000%. Parecía que este fuerte aumento era el resultado de unos rumores generalizados. Algunos participantes afirmaban que el intercambio Coinbase, una de las plataformas de criptomonedas más grandes del mundo, iba a incluir la criptomoneda y permitir cambiarla por dinero fiat. Incluso había capturas de pantalla y videos que supuestamente así lo confirmaban. Sin embargo, como resultó más tarde, estos materiales habían sido falsificados.

Más tarde, los acontecimientos se desarrollaron como suele suceder en el mundo del blockchain: los inversores no preparados empezaron a comprar un token "prometedor", sin entender realmente si realmente tenía alguna utilidad.

Todo lo que no sabía sobre Ripple

Creo que XPR es una criptomoneda "centralizada". Su creador, la compañía Ripple Labs, no intenta atraer específicamente a usuarios comunes. En cambio, Ripple ofrece una tecnología para bancos y grandes empresas que les permite transferir activos rápidamente (cualquier activo, no solo criptomonedas). Hasta hace poco la comunidad de las criptomonedas había ignorado en gran medida esta plataforma, ya que no es coherente con la visión original de Satoshi Nakamoto (liberación de los bancos, en lugar de una alianza con aquellos que son responsables del colapso económico) y la filosofía general de la descentralización.

Uno de los cofundadores de Ripple, Jed McCaleb, abandonó Ripple Labs en 2013 y comenzó a desarrollar Stellar, un blockchain híbrido. En un principio, Stellar era una bifurcación de Ripple, pero después de las pruebas, Stellar Development Foundation expresó su preocupación sobre la integridad del protocolo de consenso de la plataforma. Sencillamente, puso en tela de juicio la capacidad de Ripple de sobrevivir a ataques de piratas informáticos, ya que nadie ha probado lo que le puede suceder a a la red si alguna vez es atacada. Stellar rediseñó por completo su protocolo de consenso y ahora utiliza un sistema blockchain completamente diferente basado en el protocolo del acuerdo bizantino.

Debo destacar que no culpo a Ripple. Se trata de una empresa con su propio software que funciona y que, desde la perspectiva de los bancos, puede ser muy útil. Sin embargo, me preocupa la cuestión de las burbujas especulativas (es decir, la manipulación artificial de los precios).

Tron y la necesidad de entender el blockchain en 2018

Tron, un proyecto que recaudó 14.000 millones de dólares en su ICO y que todavía no cuenta con ningún producto que funcione, también es un ejemplo de cómo la especulación puede afectar al mundo de las criptomonedas.

Con tan solo un white paper y un token ETH, el proyecto Tron consiguió que su token TRX se disparara un 3.650% en solo un mes. Este avance llegó gracias a una estrategia de marketing brillante por parte del fundador e Tron, Justin Sun, que fue mencionado dos veces en la lista de los empresarios más sobresalientes menores de 30 años, y gracias a John McAfee, que alabó el token en Twitter, dándole así publicidad encubierta entre sus 500.000 seguidores. Poco después de este tweet, el precio de TRX subió desde los 0,04 $ hasta casi los 0,29 $, y el token se coló en el top 10 de principales criptomonedas.

Sin embargo, unos días después, aparecieron muchas publicaciones negativas sobre Tron relativas al plagio de su white paper. El precio de TRX cayó por debajo de los 0,1 $. Mucha gente perdió mucho dinero.

Sinceramente espero que estos escenarios no se repitan y las historias de Ripple y Tron sean la última lección. También creo que en 2018 no solo los programadores intentarán aprender sobre blockchain, sino que muchas compañías contarán con programas individuales obligatorios para gestores de proyectos, abogados y altos funcionarios.

Ya están apareciendo diversas iniciativas de formación muy prometedoras, y espero que cada vez haya más.

La opinión del autor puede no coincidir con la posición editorial.

Fuente: Forbes

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis