Llega el criptoinvierno
Página principal Opinión, Criptomonedas

Desde principios de este año, la capitalización total del mercado de activos digitales ha caído más de un 62% hasta situarse por debajo de los 900 millones de dólares. Según Coinglass, en las últimas 24 horas se han liquidado posiciones por valor de más de 330 millones de dólares en el mercado de futuros.

¿Qué está pasando?

En primer lugar, los inversores temen que, como consecuencia del endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed y el BCE, la economía mundial se enfrente de nuevo a una recesión. El deterioro de los fundamentos económicos podría afectar a los beneficios empresariales, de ahí los movimientos bruscos del mercado.

Este lunes, el índice S&P 500 (^GSPC) bajó un 3,8%, el Dow Jones Industrial Average (^DJI) un 2,7%, el NASDAQ Composite (^IXIC) un 4,7%, el Russell 2000 (^RUT) un 5% y el ESTX 50 PR.EUR (^STOXX50E) un 2,7%. El índice ICE del dólar (^NYICDX), por su parte, superó los 105 puntos por primera vez desde 2002. Ante el pánico generalizado, los activos digitales también podrían verse presionados.

En segundo lugar, es necesario mencionar que muchos traders estaban sentados en posiciones apalancadas. Cuando el precio del BTC cayó por debajo del nivel necesario para asegurar una garantía permanente, se produjeron ventas forzadas o "margin-calls". En tercer lugar, crece el temor por una regulación más estricta en Europa y Estados Unidos.

Por último, se observa un descenso de la confianza en los activos digitales en medio del colapso de Luna, así como de los problemas de la red Celsius. En cuanto a esto último, Celsius suspendió en abril el pago de intereses de su producto Earn a los nuevos usuarios estadounidenses. El domingo, una de las mayores plataformas de préstamo de criptomonedas suspendió las retiradas, los intercambios y las transferencias entre cuentas "debido a las condiciones extremas del mercado".

De cara al futuro, no está claro cuándo se producirá una recuperación. Según los fundadores de Gemini, Cameron y Tyler Winklevoss, el "cripto invierno" ha llegado y nadie sabe cuánto durará. La buena noticia es que no es la primera vez que pasamos por una fase bajista. Tampoco será la última. El problema real hoy en día no es tanto la caída de las cotizaciones sino la perdida de la descentralización y el anonimato.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar