Cómo el blockchain conquistará el cosmos
Lanzamiento de CubeSats tomado desde la EEI, mayo de 2017
Página principal Tecnología, Blockchain

El blockchain está listo para desafiar el dominio mundial de Amazon, Facebook y Google. Y para esto, literalmente, tendrá que escalar muy alto.

El comercio electrónico, las redes sociales, la computación en la nube: la mayor parte de estos servicios de Internet son ofrecidos por unas pocas corporaciones multimillonarias, como Amazon, Facebook y Google.

Zheng Zuo, el director de 25 años de Spacechain, cree que este es un problema grave para las startups que quieren crear aplicaciones descentralizadas. Fundada en abril del año pasado, esta compañía con sede en Singapur quiere lanzar sus propios satélites para crear una red de distribución de datos verdaderamente descentralizada.

"Puede que esté administrando una plataforma descentralizada para el comercio electrónico, pero en realidad solo está utilizando la plataforma Amazon Web Services", - dijo Zheng al portal Tech de Asia durante su visita a Beijing, añadiendo que Facebook y Google cuentan incluso con sus propios cables de fibra óptica. Si las empresas de blockchain acaban convirtiéndose alguna vez en una amenaza para los grandes jugadores, simplemente podrán cerrarlas o dejar de darles servicio.

"Todo se basa en su tecnología e infraestructura", dice Zheng. "Como todos dependemos de su sistema centralizado, nos resulta muy difícil conseguir una descentralización genuina".

"El sistema blockchain necesita un sistema alternativo de respaldo"

Hasta hace poco, tan solo las organizaciones y contratistas estatales, así como las grandes corporaciones, tenían sus propios satélites, en gran parte debido a su alto precio. Para crear, lanzar y mantener un satélite que orbite a una altitud de más de 35.000 km sobre la Tierra, es necesario pagar cientos de millones de dólares.

La aparición de satélites pequeños con unas órbitas más bajas ayudó a cambiar la situación. CubeSat era especialmente importante aquí: pequeños satélites del tamaño de una caja para servilletas, lo que redujo en gran medida el precio de acceso, aunque el lanzamiento de su propia nave espacial todavía requiere una importante cantidad de dinero.

CubeSat es un proyecto conjunto de la Universidad de Stanford y la Universidad Politécnica de California, a través del cual los estudiantes tuvieron la oportunidad de crear sus propios dispositivos de órbita. Y también está ArduSat, la versión de CubeSat basada en Arduino, con la que esta tecnología ahora está disponible incluso para escolares.

Cómo el blockchain conquistará el cosmos
Uno de los satélites de Spacechain

Las startups también se han convertido en participantes activos en la industria aeroespacial. Y SpaceX de Elon Musk y su rival OneWeb planean lanzar su propio grupo de satélites a la órbita terrestre baja con el fin de proporcionar acceso a Internet de banda ancha en todo el mundo. Zheng cree que el espacio, al que también se le conoce como la última frontera, podría desempeñar un papel clave en el desarrollo de la industria del blockchain.

"Creo que el sistema blockchain necesita un sistema alternativo de respaldo", dice. Spacechain planea construir un servidor en su propio satélite CubeSat, que los desarrolladores podrán usar para crear sus aplicaciones o almacenar datos. "Los desarrolladores harán copias de seguridad de una variedad de proyectos", - explica con una sonrisa. "Y será imposible llegar a ellos físicamente".

El uso del blockchain será opcional

Si todo sale según lo previsto, Spacechain lanzará su primer CubeSat al espacio en febrero del año que viene. El primer satélite utilizará la red Qtum, una plataforma basada en el blockchain del ethereum desarrollada por el equipo de la Qtum Foundation, socio e inversor de Spacechain. Está previsto que este satélite del espacio realice la función de nodo.

Entre los inversores de Spacechain hay un multimillonario, el entusiasta de las criptomonedas y fanático del bitcoin, Tim Draper. Este es el fundador y socio de DFJ Venture Capital, un fondo de Silicon Valley, cuya cartera incluye acciones de SpaceX, Twitter y así como la cartera de criptomonedas Coinbase.

Según Zheng, la parte más simple de su proyecto - la creación del satélite CubeSat - ya se ha completado. El socio de Spacechain ha sido el proveedor chino de comunicaciones satelitales ComSat. Y el proveedor ha sido la empresa danesa GomSpace, que diseña y fabrica nanosatélites.

Sin embargo, las cosas no han sido tan simples con el software. Spacechain desea crear un sistema operativo de código abierto para que los desarrolladores puedan crear sus aplicaciones, por ejemplo, para rastrear las cargas marítimas o fotografiar la Tierra. En este sistema operativo, el uso del blockchain será opcional, agrega Zheng, y será posible crear aplicaciones que no estén basadas en esta tecnología.

"Los datos de la mayoría de operadores no le sirven para nada"

En general, este enfoque no es nada radicalmente nuevo, la misma empresa GomSpace ya ofrece servicios de seguimiento de cargas globales, pero los creadores de Spacechain afirman que mediante el uso de su sistema operativo, muchos desarrolladores podrán crear una variedad todavía mayor de aplicaciones.

"Los satélites de Spacechain añaden la posibilidad de ejecutar aplicaciones en el espacio", - dijo Jeff Garzik, director de tecnología de la startup, miembro de The Linux Foundation y cofundador de startup estadounidense de blockchain Bloq. "Los satélites tradicionales tienen un propietario así como un único uso, la retransmisión de video y datos de la Tierra".

El almacenamiento de datos en el espacio puede abrir nuevas oportunidades para los desarrolladores. Según Jordi Puig-Suari, especialista en tecnología aeroespacial de la Universidad Politécnica de California y uno de los creadores de los satélites CubeSat, este es un enfoque poco convencional.

"Hay personas a las que les gustaría almacenar información en el espacio, es decir, en un territorio que no pertenece a ningún estado", dice. "Esto es muy diferente de lo que ofrecen los satélites comunes. En la mayoría de las situaciones, el hecho de tener datos en el espacio no le beneficia en nada, y desea entregarlos a la Tierra lo antes posible. Aquí estamos tratando con una visión completamente nueva de las cosas".

Cómo el blockchain conquistará el cosmos
Zheng Zuo, jefe de Spacechain, y Jeff Garzick (izquierda)

Un experimento científico

Spacechain acaba de comenzar su camino, y todavía es demasiado pronto para saber cuál será la última frontera. El equipo de la startup no ha hablado sobre la cantidad de fondos recaudados, pero de acuerdo con Zheng, debido a la investigación y al desarrollo en curso, la empresa depende del dinero de los inversores privados. Es posible que en el futuro se introduzca un modelo de suscripción mediante el cual los desarrolladores tendrán que pagar una determinada cantidad de dinero para almacenar datos en el satélite y usar algunas de las funciones API de su sistema operativo. Otra opción para recaudar dinero es crear tokens de SpaceCash, pero esto todavía está en cuestión. Por supuesto, sería bueno obtener una ganancia suficiente para cubrir los costes de mantenimiento y funcionamiento de los satélites, pero de momento esto no es una prioridad.

Spacechain no es la única empresa que está intentando combinar la tecnología blockchain y los satélites.

En agosto del año pasado, la compañía canadiense Blockstream lanzó su propio sistema, patrocinado por el cofundador de LinkedIn, Reid Hoffman.

"No existe una descentralización verdadera"

A diferencia de Spacechain, Blockstream alquila satélites ya existentes, que giran más lejos de las órbitas terrestres y tienen un área de cobertura mayor. Chris Cook, jefe del equipo de satélites de Blockstream, dice que una de las tareas más importantes del proyecto es hacer que el bitcoin sea más accesible en lugares donde Internet no está disponible o es demasiado caro. Según su estimación, el equipo necesario para recibir datos de los satélites Blockstream cuesta alrededor de 100 $.

Por el momento, los satélites de startup cubren el territorio de África, Europa, América del Sur y América del Norte. Al conectarse a los satélites Blockstream, los usuarios pueden descargar datos de la red bitcoin y asegurarse de que sus nodos están totalmente sincronizados con la red. La empresa aún está trabajando en la comunicación bidireccional con el satélite (actualmente los usuarios no pueden realizar transacciones o minar) y ampliar el área de cobertura a Asia y el Pacífico.

"Queremos crear una plataforma abierta con la ayuda de la cual cualquiera pueda enviar datos a través de una red de satélites y pagar solo por lo que envía", dice Cook. "Se puede usar para cualquier cosa: como un canal de mensajería seguro o como una plataforma para otros blockchains, por ejemplo, un blockchain privado u otro registro público, e incluso para algunas aplicaciones comerciales".

Cómo el blockchain conquistará el cosmos
Área de cobertura de Blockstream

Por supuesto, tanto Blockstream como Spacechain todavía tienen un largo camino por recorrer, y no está garantizado que ninguno de los proyectos vaya a tener éxito. Spacechain tendrá que gastar una gran cantidad de dinero para cubrir la gestión de su flota de satélites, especialmente si tenemos en cuenta el hecho de que CubeSat no está diseñado para funcionar durante décadas - algunos de ellos pueden estar en órbita durante aproximadamente un año, por lo que tienen que ser reemplazados con regularidad.

Además, tendrán que trabajar duro para convencer a la comunidad blockchain de la seguridad y fiabilidad de sus sistemas sobre hasta qué punto están verdaderamente descentralizados.

"La auténtica descentralización no existe", - dice Gabriel Chan, director de programas financieros y técnicos de la Sociedad de Blockchain de Hong Kong y arquitecto de Dappler OS, una plataforma para aplicaciones empresariales descentralizadas. "Si el proyecto Spacechain resulta exitoso, la compañía controlará las estaciones terrestres que intercambian datos con la red blockchain de CubeSat. Pero, en general, este es un nivel mucho menos descentralizado que si toda la red estuviera en la superficie de la Tierra y utilizara la infraestructura existente".

Finalmente, la última frontera no es un territorio incontrolado sin leyes. Para que el satélite pueda ser lanzado con éxito, es necesaria la aprobación regulatoria y el apoyo del país desde el cual se planea llevar a cabo el lanzamiento. "Todavía necesita registrarse en algún lugar y obtener un conjunto de frecuencias para la comunicación con la nave espacial", agrega Puig-Suari.

A pesar de todo esto, Zheng se muestra optimista sobre el proyecto Spacechain, al que considera un experimento. Con respecto al permiso de los reguladores, está negociando con socios de todo el mundo, especialmente en aquellos países que apoyan proyectos espaciales. Por ejemplo, China ya ha aceptado proporcionar una plataforma de lanzamiento para el lanzamiento en febrero del primer satélite Spacechain.

"El gobierno chino está interesado en el desarrollo de tecnologías espaciales y blockchain”, - dijo Zheng. "Esperamos poder seguir este impulso".

Preparado por José Rodríguez

Fuente: Tech in Asia

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis